Sus Vidas y Sus Obras

Sri Ishvara Puri

Sri Ishvara Puri

Srimad Krishnadas Kaviraj Goswami escribe: “¡Todas las glorias sean a Madhavendra Puri, el depósito de todo Krishna-prema! Él es el árbol de deseos de bhakti, es la primera fructificación de la semilla de bhakti. La siguiente fructificación de la semilla de Krishna-prema es Sri Ishvara Puri, y finalmente el jardinero es Caitanya Mahaprabhu mismo, quien a su vez representa en tronco principal del árbol de bhakti.” Srila Bhaktisiddhanta Saraswati comenta en esta sección del Caitanya Caritamrita (CC Adi 9.10): “

Sri Isvara Puri era un residente de Kumarahatts. (Actualmente en este lugar hay una estación del tren conocida como Kamarhatty. Cerca hay también otra estación llamada Halisahara, la cual pertenece al ferrocarril que va desde la parte oriental de Calcutta. Isvara Puri apareció en una familia brahman y era el más amado discípulo de Sri Madhavendra Puri.”

Ishvara Puri rindió el mejor servicio

La naturaleza del servicio devocional directo de Ishvara Puri a los pies de loto de  su Guru, Sri Madhavendra Puri, es mencionado en otra sección del Caitanya Caritamrita por Kaviraj Goswami como sigue: “En la última etapa de su vida, Sri Madhavendra Puri se volvió inválido, perdiendo toda su capacidad para moverse, por lo tanto Isvara Puri se dedicó por completo al servicio de su Guru, así él personalmente limpió sus heces y orina. Siempre cantando el Hare Krishna maha-mantra y recordándole a Sri Madhavendra Puri los pasatiempos del Señor Krsna. En la última etapa de su vida, Ishvara Puri rindió el mejor servicio entre sus discípulos. Por lo tanto,  Madhavendra Puri, sintiéndose muy complacido con él, le bendijo diciéndole, ‘podrás obtener Krishna prema.’ En consecuencia Ishavara Puri, por la gracia de su maestro espiritual, Sri Madhavendra Puri, se convirtió en un gran devoto en el océano de amor por Dios.”

Por la misericordia del Maestro Espiritual

Srila Prabhupada Bhaktivedanta señala en su comentario sobre este verso, “Es por la misericordia del maestro espiritual que se alcanza la perfección, como se ejemplifica aquí claramente. Un Vaishnava está siempre protegido por la Suprema personalidad de Dios, pero si parece estar inválido, es una oportunidad de servirle para su discípulo. Ishvara Puri complació a su maestro espiritual mediante el servicio, y gracias a las bendiciones de su maestro espiritual se convirtió en una gran personalidad, a tal punto que Sri Caitanya Mahaprabhu lo aceptó como su maestro espiritual. “

Antes de iniciar a Sri Caitanya

Antes de iniciar a Sri Caitanya, Ishvara Puri estuvo en la casa de Gopinath Acarya en Navadwip-dham donde vivió durante algunos meses. En ese tiempo conoció a Sri Caitanya, cuando era Nimai Pandita, y le pidió que le ayudara con su libro, Krishna-lilamrita. El Señor estaba sumamente complacido con la devoción de Ishvara Puri y elogió en gran manera su libro, indicando que este era impecable. Sin embargo, cuando fue presionado, hizo algunas correcciones con sus propias manos de loto. Este pasatiempo está minuciosamente descrito en el Caitanya Bhagavata. Lo siguiente es una synopsis del reporte de Vrindavan Das Thakur sobre Sri Ishavara Puri.

Cuando madre Sachi vio que Sri Caitanya estaba alegremente comprometido con sus estudios, su extasis se incrementó. En aquel momento, Sri Ishvara Puri fue a Navadwipa disfrazado. Caitanya Bhagavata narra que Ishavara Puri vivía inundado en el extasis de Krishna-rasa. Sin embargo, a pesar de que era un devoto muy querido por Krsna, siempre fue muy humilde y nunca deseó sobresalir como un gran devoto. Por lo tanto, ocultando su verdadera identidad, fue al templo de Advaita.

¿Quién eres?

Al llegar, encontró a Advaita en el templo ocupado en el servicio al Señor, entonces entró y se sentó muy cautelosamente y con gran timidez. Pero el poder de una gran Vaishnava no es fácilmente ocultado para otro gran Vaishnava. Una y otra vez, Advaita Acaraya miraba a Ishvara Puri. “¡Oh padre! ¿Quién eres?”

Ishvara se presentó con gran humildad, diciendo: “Soy un sudra de la clase más baja.” De esta manera, la joya de la erudicción y mejor renunciante, Ishvara Puri, demostró como la humildad es el verdadero ornamento de un Vaishnava.

Era un Vaishnava Sannyasi

Inmediatamente después de verlo, Mukunda Datta reconoció que Ishavara Puri era un Vaishnava Sannyasi. En ese momento, Mukunda Datta comenzó muy dulcemente a relizar un Krishna-lila kirtan. Vrindavan Das preguntó, ¿Quien es aquel que puede permanecer impasible cuando Mukunda Datta realiza su dulce kirtan? Al escuchar las profundas y conmovedoras canciones de Mukunda Datta, Sri Ishvara Puri perdió su compostura y se desmayó en el suelo en un trance de éxtasis profundo. Lágrimas de éxtasis vertían de sus ojos. Los devotos reunidos allí quedaron estupefactos al ver tal despliegue de emociones trascendentales. Cuando recrobraron el habla, todos comentaron nunca haber visto un Vaishnava como este. Sri Advaita Acarya también comenzó a experimentar graves síntomas de emociones trascendentales. Después de esta manifestación, todos concluyeron que el visitante no podría ser otro  que el más amado discípulo de Madhavendra Puri, Sri Ishvara Puri. Con esto, todos comenzaron a cantar con alegría el santo nombre de Krsna, diciendo, “¡Hari! Hari!” una y otra vez.

Al ver a Sri Caitanya Mahaprabhu

Sri Ishavara Puri permaneció en Navadwipa por un tiempo. Un día, el sendero cercano de su lugar de estadía fue bendecido por las divinas pisadas de Sri Gaurasundara. Mahaprabhu estaba regresando de la escuela a su casa. Al ver a Sri Caitanya Mahaprabhu, Ishavara Puri quedó asombrado al ver su perfecto cuerpo y Su supremamente arduo temperamento. Deseaba de alguna manera tener algún contacto con el Señor. Finalmente, exclamó, “¡Oh mejor de los brahmanas! ¿Cuál es tu nombre? ¿Dónde está tu casa? ¿Y cuál libro estás leyendo?”

Sri Caitanya Mahaprabhu con gran humildad ofreció sus respetuosas reverencias a Sri Ishvara Puri

Sri Caitanya Mahaprabhu con gran humildad ofreció sus respetuosas reverencias a Sri Ishvara Puri. El discípulo de Mahaprabhu dijo, “Su nombre es Nimai Pandita.” Ishavara Puri contestó, “¿Eres Tú Nimai Pandita?” El gozo de Ishavara Puri no tuvo límites. Mahaprabhu con gran gozo tocó su cabeza mientras le decía, “Sripada, ten misericordia de mí y amablemente bendice mi casa con tu compañía. Esta misma tarde prepararemos prasada en tu honor, por favor acéptalo. Con estas dulces y humildes palabras, Mahaprabhu extendió su invitación a Ishavara Puri. Aceptando la invitación, Ishavara Puri fue a la casa de Mahaprabhu.

Hablaron de Krsna por un largo tiempo

Sri Caitanya Mahaprabhu lavó los pies de loto de Ishavara Puri con sus propias manos. Sri Saci devi rápidamente preparó diversos tipos de maravillosas preparaciones las cuales ofreció a la deidad. Después de ser ofrecidos, Mahaprabhu los aceptó.

Más tarde, ambos entraron al templo de Vishnu donde hablaron de Krsna por un largo tiempo. Gradualmente, fue surgiendo Krsna-prema en sus corazones inundándolos con éxtasis de amor por Dios.

De esta forma, durante un mes, Sri Ishavara Puri permaneció en la casa de Sri Gopinatha Acarya. Sri Caitanya Mahaprabhu invitaba constantemente a Ishavra Puri a su casa y de vez en cuando Ishvara Puri invitaba a Mahaprabhu a visitarlo.

Todos los días al amanecer Mahaprabhu ofrecía sus revencias a Sri Ishavara

En ese entonces, Sri Gadadhara era un muchaho joven y Sri Ishvara Puri era muy afectuoso con él. Solía leerle el libro que había escrito, “Sri Krishna-Lilamrita.” Todos los días al amanecer Mahaprabhu ofrecía sus revencias a Sri Ishavara Puri. Un día, Ishvara Puri le dijo a Sri Caitanya Mahaprabhu, “Eres el mejor de los panditas; estoy escribiendo un libro sobre los pasatiempos de Krsna, debes ayudarme a corregir cualquier falta que encuentres en esta obra, esto me complacerá en gran manera. Sentado a los  sagrados pies de Sri Ishvara Puri y escuchando estas palabras, Sri Caitanya Mahaprabhu dijo sonriendo, “Las palabras de los devotos de Krsna son tan buenas como Krsna mismo, están en la misma categoría que Él, estas forman parte de su “alfabeto,” y no de un alfabeto material. Tales palabras no son mundanas, aquel que encuentre fallas en Krsna o en sus devotos es un gran pecador. Lo que escribe un bhakti no es simple poesía; es completamente diferente, es algo querido para Krsna y por lo tanto, es perfecto.”

Las oraciones de amor de un devoto por Krsna

“Las oraciones de amor de un devoto por Krsna no tienen nada que ver con las reglas de la gramática y no dependen de estas. Krsna está sólo interesado en el amor presente en tales oraciones. Estas son queridas para Krsna en todo caso, ya sea que estén construidas apropiadamente según las reglas gramaticales o no. Aquel que ve defectos en las palabras de un devoto nunca le agradará a Krsna.”

Al escuchar las palabras de Caitanya Mahaprabhu, Ishvara Puri sintió que sus sentidos fueron bañados en néctar. Ishvara Puri pudo comprender que Sri Caitanya Mahaprabhu era la Suprema personalidad de Dios, la persona absoluta. Unos pocos días después, Ishvara Puri abandonó Navadwip con algunos devotos para continuar visitando los lugares sagrados de peregrinaje.

El Señor quiso Manifestar su Divinidad

De esta manera,  finalizaron los pasatiempos de estudio de Sri Gaurasundara y el Señor quiso manifestar su divinidad. Él deseaba revelar su identidad y distribuir el néctar de los santo nombres de Krsna, inundando el mundo con en Krishna-prema, y así liberar al mundo. Pero primero fue a Gaya a ofrecer oblaciones a sus ancestros, momento en el cual Sri Ishavara Puri se encontraba allí.

Después de estar en Gaya por algún tiempo, Mahaprabhu concluyó las ofrendas a sus ancestros, seguidamente fue a completar su adoración a los pies de Vishnu. Al obtener el darhsan de los pies de loto del Señor y escuchar sus glorias, comenzó a ahogarse en éxtasis de amor por Dios cayendo al suelo con asombro y deleite. Por un arreglo divino, en ese momento llegó Ishvara Puri. Al ver a Sri Gaurasundara, quedó sin habla. Candrashekaracarya, quien estaba cerca fue informado de todo lo ocurrido. Poco tiempo después, Sri Caitanya Mahaprabhu recobró la conciencia y vio a Ishavara Puri, de inmediato se levantó y le ofreció sus humildes reverencias a los pies de loto de Sri Ishvara Puri.

El Señor quiso manifestar su Divinidad

En ese momento, el Señor quiso manifestar su divinidad. Pronto los dos se ahogaron en un océano de  lágrimas que brotaban de sus ojos de loto sin cesar. Mahaprabhu dijo, “Ahora mi visita a Gaya ha sido realmente fructífera, pues al venir aquí he tenido la oportunidad de ver tus pies de loto. Viajando a los lugares sagrados  y ofreciendo la pinda uno puede liberar a sus ancestros —that is the person who offers the pinda may deliver only his ancestors. Sin embargo,  quien te ve,  automáticamente libera a millones de ancestros, y no sólo serán liberados de alguno de sus pecados, sino que también alcanzarán la liberación eterna del cautiverio material. Por lo tanto, este peregrinaje que he emprendido es incomparable, pues tu santidad ha hecho todo perfectamente auspicioso.

De esta manera, Sri Caitanya mahaprabhu con gran humildad le dijo a Ishvara Puri, “Todas mis visitas a lugares sagrados han sido completadas porque te he visto. Una persona santa es un verdadero “tirtha,” o lugar sagrado, ya que santifica los lugares sagrados con su presencia. Sin embargo, tú eres la suprema realización de todos los lugares sagrados. Todos los lugares sagrados imploran por el polvo de tus pies de loto. ¡Oh Ishvara Puri! de la misma manera, imploro por el polvo de tus pies de loto, sabiendo que seré liberado del océano de repetidos nacimientos y muertes y beberé el néctar del divino rasa a los divinos pies de Sri Krsna. Debido a que solo tú me puedes liberar del océano de repetidos nacimientos y muertes, te ofrezco este cuerpo para que hagas lo que desees. Solo tú  puedes hacerme beber del néctar del divino rasa a los pies de Krsna, mi deseo es que me concedas este don.”

Escucha Pandita

Al escuchar esto de Sri Caitanya Mahaprabhu, Sri Ishavara Puri habló como sigue: “Escucha Pandita: Al ver tu conocimiento y naturaleza, puedo comprender que eres la divinidad misma, que ha descendido entre los hombres. Este mismo día, tuve un hermoso sueño. En mi sueño había mucha gente y sus manos estaban cargadas con frutas. ¡Oh Pandita! Para decirte la verdad, al verte, mi cuerpo se llena de una inusual sensación de bienaventuranza trascendental que supera el gozo ordinario. De hecho, desde la primera vez que te vi en Navadwipa-dhama, no he podido pensar en nada más que no seas Tú. No quiero pensar en nada más que no seas Tú. ¡Estoy diciendo la verdad! ¡Al verte me siento tan feliz como si estuviera viendo a Krsna mismo!

Al escuchar esto, Mahaprabhu humildemente bajó su cabeza, con respeto dijo mientras sonreía: “Soy supremamente afortunado.”

En una Modalidad de Gran Humildad

Pocos días después, Sri Caitanya Mahaprabhu, en una modalidad de gran humildad  buscó a Ishavara Puri y le dijo, “Tu santidad, por favor sé misericordioso conmigo e iniciame en el Gayatri mantra como tu discípulo. Por falta de Gayatri mantra mi mente está muy perturbaba.”

Sri Ishvara Puri, al escuchar estas palabras de Sri Caitanya Mahaprabhu se sintió muy feliz y le dijo: “Ya sea que te dé mis palabras en un discurso o un mantra, está es mi vida, quiero dártela; deseo darte todo lo que tengo.”

Después de esto, Sri Ishvara Puri inició a Sri Gaurasundara en el divino mantra. Un día, Sri Ishvara Puri fue a la residencia de Sri Caitanya Mahaprabhu. Al verlo, Sri Caitanya Mahaprabhu entró en éxtasis, le ofreció sus  reverencias y todos los respetos apropiados, seguidamente dándole la bienvenida le suplicó que se quedara a comer.

Me considero extremadamente afortunado

Ishvara Puri dijo, “Me considero extremadamente afortunado de aceptar un poco de arroz de tus manos de loto.” Mahaprabhu cocinó con sus propias manos y con gran cuidado alimentó a Sri Ishavara Puri. Después de almorzar, el Señor  untó pasta de sándalo en las extremidades de Sri Ishvara Puri y luego le ofreció una bella guirnalda de flores.

De esta manera,  con el fin de mostrarnos la forma adecuada de servir al Guru, Sri Caitanya Mahaprabhu nos ha instruido con su propio ejemplo como servir al Guru-parampara. Aquel que no comprenda cómo honrar a una persona santa nunca podrá alcanzar Krishna-prema-bhakti. El servicio a los pies de loto del Guru es la puerta del Krishna-bhakti.

Se Llenó de Amor Divino

Cuando Sri Caitanya Mahaprabhu estaba regresando a Navadwipa de Gaya, pasó por Kurmarhatta, el divino lugar de nacimiento de Sri Ishvara Puri. Al llegar aquí, se llenó de amor divino y su voz se ahogó con el éxtasis, mojando la tierra con lágrimas de amor divino provenientes de sus ojos de loto. Antes de abandonar Kumarahatta, fue al lugar donde nació Ishavara Puri y tomó un poco de polvo. Al salir de Navadwipa, anunció, “¡Este polvo es mi vida y alma!” Después Sri Caitanya Mahaprabhu tomó sannyasa y fue a Jagannatha Puri bajo la orden de su madre. En ese momento, Sri Ishvara Puri había finalizado su papel en los pasatiempos manifiestos del Señor. En el momento de su paso a los pasatiempos inmanifiestos de Señor ordenó a sus discípulos Govinda y Kashishvara Pandit vivir cerca de Mahaprabhu y rendirle servicio.

Srila Bhaktisiddhanta ha escrito: “El mejor de los sannyasis, Madhavendra Puri tenía como sus principales discípulos a Ishvara Puri, Nityananda y el gran Advaita. Con el fin de honrar a Sri Ishavara Puri, Sri Caitanya Mahaprabhu, el Guru del universo entero, lo aceptó como su maestro espiritual.

Leave a Comment