Sus Vidas y Sus Obras

Sri Gangamata Goswamini

Sri Gangamata Goswamini

El Rey Naresh Narayana tenía una hija llamada Sachi

En el presente estado de Bengal, se encuentra lo que fue el reino de Sri Naresh Narayana. El rey Naresh Narayana tenía una hija llamada Sachi. Desde temprana edad, Sachi era una importante devota del Señor. En poco tiempo, Sachi  comenzó su educación. Primero se sumergió en la gramática y en la poesía, dominados estos temas, se sumergió gradualmente en el interminable estudio de las escrituras. Aún siendo joven, siempre estuvo fascinada con la conciencia de Krsna. Cuando Sachi cumplió la mayoría de edad, todos los jóvenes estaban encantados con su belleza. Pero en la mente de Sachi no existía la mínima atracción por ningún hombre, sin importar cuán atractivos o ricos fuesen. Su mente siempre estaba llena de pensamientos sobre Madana Gopala.

Sri Naresh Narayana comenzó a organizar los preparativos del matrimonio de su hija. Al comprender las intenciones de su padre, Sachi le dijo: “No voy a casarme con un hombre mortal, nacido de este mundo de muerte.” A pesar de que el rey y la reina querían hacer los arreglos para dar a su hija en matrimonio, Sachi no deseaba casarse. Siempre lamentándose por  no haber hecho los arreglos para la boda de su hija a su debido tiempo, el rey y la reina envejecieron y murieron.

Después de la muerte del rey y la reina, la sucesión real cayó sobre Sachi quien aceptó la responsabilidad de gobernar el reino. Un día, con el pretexto de conocer más del reino fue a visitar los lugares sagrados de peregrinaje, después haber nombrado algunos familiares para gobernar en su lugar. A pesar de que viajaba por aquí y por allá, en ninguna parte su corazón encontraba satisfacción. Así que decidió buscar un maestro espiritual genuino. Después de un largo viaje llegó a Jagannatha Puri. Un día después de haber recibido el darshan de las deidades de Jagannatha, recibió un mensaje interno ella se sintió inspirada para ir a Vrindavana.

Sachi se llenó de éxtasis

Con esto, Sachi sintió que la luna de su Buena fortuna había surgido. En Vrindavana, tuvo la oportunidad de conocer a Haridas Pandita, cuya leal devoción por Gauranga y Nitayananda era insuperable. Apenas vio la fuerza espiritual y austeridad en esta divina forma, Sachi se llenó de éxtasis. Después de meditar profundamente por muchos días, Haridas Pandita dio refugio a Sachi. Sri Sachi cayó a sus pies de loto con sus ojos llenos de lágrimas implorando por su misericordia.

El Caitanya Caritamrita da ascendencia preceptorial a Haridas Pandita de la siguiente manera:  “Ananta Acarya era discípulo de Gadadhara Pandita. Su cuerpo siempre estaba inundado en éxtasis de Krishna-prema. Él era magnánimo y avanzado en todos los aspectos. Ananta Acarya era el poseedor de todas las buenas cualidades. Nadie podía calcular su grandeza. Su amado discípulo era Pandita Haridas.”

Con fuerte determinación, renunciación y austeridad, siguió con su bhajan, y su servicio

Con el fin de examinar las cualidades de Sachi como discípula, Haridas Pandita dijo: “No es posible para la hija de un rey ir a Vrindavana y vivir como una pobre devota, constantemente absorta en el bhajan, con poco que comer y sin comodidad alguna. Será preferible que permanezcas en adoración desde tu casa antes que ir a Vrindavana. “

Sri Sachidevi podía comprender el objetivo de esta conversación. Ella no prestó mucha atención a todas aquellas palabras de oposición. Con fuerte determinación, renunciación y austeridad, siguió con su bhajan, y su servicio a su maestro. Mientras se absorbía a sí misma en su austero servicio, paso por paso renunció a sus vestidos opulentos y finos ornamentos.

Tienes mis bendiciones

Un día, Haridas Pandita Goswami le dijo a Sacidevi, “Si deseas renunciar a todo el orgullo y el miedo, debes deambular por Vraja y practicar la mendicidad de lugar en lugar como una devota renunciante. Tienes mis bendiciones.”  Al oír las palabras de su gurudeva, el gozo de Sachi no conoció límites. A partir de entonces, se liberó de todo ego falso, con el cuerpo cubierto sólo con harapos fue de casa en casa Vrindavana, pidiendo limosna, como un abejorro que tan solo toma un poco de polen de cada flor. De esta manera,  ella mostró intensa renunciación y la austeridad de una devota altamente avanzada. Todos los devotos en Vrindavan estaban atónitos al ver su severa renunciación.

Gradualmente el cuerpo de Sachi se volvió frágil y débil. Adelgazó y su cuerpo estaba cubierto de polvo. Sin embargo, sin darse cuenta de su estado, continuó con su régimen de austeridad. Físicamente agotada debido a su diligente servicio se quedaba dormida en las orillas del río Yamuna, y luego al siguiente día se levantaba a limpiar el templo del Señor. Regularmente circunvalaba algunos lugares sagrados, observando el aroti de la Deidad, mientras escuchaba las lecturas del Srimad-Bhagavatam.

El Corazón de Haridas Pandita Goswami se Llenó de Compasión

Al ver la intensa renunciación de Sachidevi, el corazón de Haridas Pandita Goswami se llenó de compasión. Su misericordia hacia ella se incrementó. Sonriendo llamó a Sachidevi y le dijo, “Eres una princesa, y sin embargo, has hecho un intenso esfuerzo para adorar a Krsna quien ha visto tu renunciación y austeridad a causa de tu devoción, me has vuelto muy feliz. Pronto te daré iniciación.”

Haridas Pandita tenía un discípulo llamado Sri Laksmipriya, con quien era muy afectuoso. Justo en aquel momento ella llegó a Vrindavana. Sri Laksmipriya solía cantar trescientos mil nombres de Krsna diariamente. Cuando ella llegó, Haridas Pandita la envió a vivir cerca del lugar donde Sachidevi realizaba su bhajan diariamente en las orillas de Radhakunda. Siguiendo la orden de su Guru, Laksmipriya fue al Radha-kunda para estar con Sachidevi y ayudarla con su bhajan. Todos los días Sachidevi y Lakshmipriya circunvalaban la montaña de Govardhan. De esta manera, en compañía de Lakshmipriya, Sachi continuó su adoración a Krsna con gran determinación, mientras vivía en los márgenes del Radhakunda. Un día Haridas Pandita le pidió que regresara  y le instruyó para que regresara rápidamente a Jagannatha Puri, a continuar con su bhajan y predicar las enseñanzas que había aprendido de Sri Caitanya. En ese momento, casi todos los asociados íntimos de Caitanya Mahaprabhu habían regresado a Dios y entrado en sus eternos pasatiempos inmanifiestos.

Sri Sachidevi abandonó Vrindavana y regresó a Jagannatha Puri

Sri Sachidevi abandonó Vrindavana y regresó a Jagannatha Puri. Bajo la orden de su Gurudeva, fue a la casa donde Sarvabhauma Pandita había estado. Allí se ocupó en su bhajan y comenzó a impartir clases sobre el Srimad-Bhagavatam. La antigua casa de Sarvabhauma estaba desmoronándose en ruinas. Por un largo tiempo nadie había vivido ahí. Nadie había estado allí para adorar a Damodara Shalagram quien había sido adorada por el mismo Sarvabhauma Bhattacarya. Sachidevi estableció la primera clase de adoración del shalagrama según las leyes y regulaciones tradicionales del shastra. Con el fin de escuchar sus maravillosas interpretaciones del Srimad-Bhagavatam, los devotos fieles venían a la casa de Sarvabhauma día tras día. En poco tiempo sus clases sobre el Bhagavatam se volvieron muy famosas y las personas venían desde muy lejos para escucharla.

Un día, el rey de Jagannatha Puri, Mukunda Dev, vino a escuchar el Bhagavatam de Sachidevi. Al escuchar sus originales explicaciones sobre el siddhanta, el rey se sintió completamente asombrado. Pensó en hacerle una agradable oferta a Sachidevi, en reconocimiento a su devoción por Krsna. Aquella noche tuvo un maravilloso sueño. El Señor Jagannatha visitó sus sueños y le ordenó, “Ofrécele a Sachidevi un lugar a orillas del Ganges.” Al siguiente día el rey Mukunda deva fue donde Sachidevi. Con gran humildad, Sachidevi ofreció asiento al rey mientras le preguntaba la razón de su visita. El Rey Mukunda dev le explicó sobre la visión que había recibido de Jagannatha y como el Señor lo había instruido para construir un lugar cerca del Ganges para Sachidevi. Sri Sachidevi no estaba dispuesta a aceptar ningún tipo de riqueza o situación confortable, por lo tanto, quiso rehusarse. Sin embargo, el rey continuó insistiendo una y otra vez. Debido a que no deseaba violar la orden del Señor Jagannatha, el rey Mukunda Deva emitió un decreto llamando un ghat santo del lado del Ganges Blanco después de Sri Sachidevi.  El decreto daba a conocer que Sri Sachidevi era una princesa quien había abandonado todo para ir a Jagannatha Puri a predicar el santo evangelio Sri Caitanya.

Gangadevi ha estado implorando por tu Asociación

Un día, cuando se acercaba el día Mahavaruni-snana, Sri Sachidevi quiso ir al Ganges a tomar un baño. Pero su Gurudeva le había prohibido abandonar Jagannatha Puri. Recordando la orden, Sachidevi abandonó su deseo de tomar un baño en el Ganges. Esa noche, Jagannatha apareció en sus sueños y le dijo, “Sachi, no pienses así, el día en que Varuni tome su baño, ese día debes ir  y bañarte en el Ganges. Gangadevi ha estado implorando por tu asociación. Así que debes ir al Ganges.”

Después de haber tenido esa visión divina de Jagannatha, Sachidevi se sintió muy alegre. El día de Varuni-snana llegó. A media noche, Sachidevi fue a bañarse al Ganges. Cuando se bañó en el Sveta Ganga, la corriente del Gangadevi la levantó y comenzó a transportarla a lo largo del río. Las aguas del Ganges se desbordaban, mientras la corriente corría ante ella en un torrente hasta llegar Jagannatha Mandira. Al ver esto, cientos y cientos de los dhambhasis en Jagannatha Puri  en éxtasis  tomaron su baño en el Ganges. Las cuatro direcciones estaban llenas de oraciones la cuales eran expresadas en alta voz con gran éxtasis, había una gran comisión. En medio de gran júbilo todos se bañaron en el Ganges.

Sachidevi estaba allí sola, parada en el interior del templo de Jagannatha

En medio de la conmoción los guardianes de la entrada del templo de Jagannatha se despertaron. Quedaron mudos al ver la gran conmoción por todas partes. Escuchando la gran bulla entraron al templo y empezaron a hablar en voz alta entre ellos. Al escuchar el escándalo, el rey también se despertó. Ansioso por saber que todo estaba bien, el rey ordenó abrir las puertas del templo. Así las puertas fueron abiertas. Por algún milagro, Sachidevi estaba allí sola, parada en el interior del templo de Jagannatha. Los sirvientes y pujaris de Jagannatha dedujeron que ella debía ser un ladrón quien había venido a robar los valuables ornamentos de Jagannatha. Mucha gente dijo: “¡Esto no puede ser! Aquí debe haber algo extraño.” Inmediatamente Sachidevi fue encarcelada en las mazmorras para ser juzgada por robo. La mente de Sachidevi,  sin embargo, no se debilitó ni confundió. Mientras estuvo prisionera, se absorbió en el constante canto de los santos nombres de Krsna.

El Rey Mukunda dev vio al Señor Jagannatha en un Sueño

Tarde, aquella noche, el rey Mukunda dev vio al Señor Jagannatha en un sueño. Jagannatha furioso le dijo: “Libera inmediatamente a Sachidevi de tu mazmorra. Fue debido a mi deseo de lavar personalmente sus pies que hice que el Ganges la trajera a mi templo. Si quieres que tu vida sea auspiciosa, debes hacer que los pandas y pujaris reverencien sus pies e imploren su perdón. Y tú deberás tomar su iniciación.”

Sachidevi Se Sintió muy Feliz

Al ver esto en su sueño, el rey se arrepintió, y justo después de tomar su baño, hizo que los pandas y pujaris fueran al lugar donde Sachidevi estaba encerrada para que la liberaran inmediatamente, rindiéndose a sus pies e imploraran su perdón. Ellos fueron allí y ofrecieron completas reverencias, mientras caían como varas ante sus pies. El rey mismo fue ante Sachidevi, y con grandes súplicas rogó su perdón por haber cometido ofensas a los santos pies de un devoto. En ese momento, le contó a Sachidevi como el Señor Jagannatha le había ordenado aceptarla como su Guru, tomando su iniciación.

Comprendiendo todo esto como pasatiempos del Señor Jagannatha, Sachidevi se sintió muy feliz. Su corazón se llenó con amor divino por Krsna. Colocando su mano sobre la cabeza del rey, le dio sus bendiciones. Después de esto, siguiendo la orden de Jagannatha, en un auspicioso día, Sri Sachidevi inició al rey Mukunda Deva en el Radha-Krishna mantra. Junto con el rey, muchos pujaris también tomaron refugio en ella aquel día. Desde ese día, Sri Sachidevi fue conocida como Gangamata Goswamini.

Se Sumergió en el Néctar de Sus Ambrosíacas Palabras

 

Un día, un smarta-brahmana llamado Mahidhara Sharma llegó a las orillas del Sveta-Ganga para adorar a sus ancestros. Él había escuchado las glorias de Gangamata Goswamini, y por consiguiente, estaba ansioso por recibir el darshana de sus pies de loto. Después de mostrar gran respeto al Pandita, Sri Gangamata Goswamini le ofreció tomar asiento. Ella le preguntó cuál era el propósito de su llegada. El brahmana Pandita le explicó el motivo justo de su visita. Viendo su seriedad y piedad auténtica, Sri Gangamata Goswamini le explicó el siddhanta del Srimad-Bhagavatam al brahmana. El brahmana Pandita estaba asombrado con sus explicaciones sobre el Srimad-Bhagavatam, así se sumergió en el néctar de sus ambrosíacas palabras. Después el Pandita brahmana pidió refugio en los pies de loto de Gangamata Goswamini. En un día auspicioso, ella lo inició en el mantra de Radha-Krishna. El lugar de nacimiento de Mahidhara Sharma es en Dhananjaya-pura. Bajo la orden de Gangamata Goswamini, él predicó el mensaje de nam-prema, y las enseñanzas de Gaura-Nityananda en todo Bengal.

Leave a Comment