Sus Vidas y Sus Obras

Gauri Dasa Pandita

Gauri Dasa Pandita

En el Sri Caitanya Charitamrita, Krishna dasa Kaviraja Goswami ha escrito:

tasya shri krishna Caitanya

sat premamara shakhinah

urdvhva-skyhavadhutendoh

shakharupan ganan numah

“Sri Nityananda Prabhu es la rama más importante del indestructible árbol  del amor eterno por Dios, Sri Krsna Caitanya Mahaprabhu. Ofrezco mis respetuosas reverencias a todas las ramificaciones que se derivan de esta rama principal.” Gauridasa Pandita es una de las ramificaciones más importantes de la rama de Nityananda del árbol de la devoción de Caitanya. Sobre esta ramificación de Nityananda, Sri Krsna Dasa Kaviraja Goswami ha escrito: gauridasa Pandit yara premoddanda-bhakti, krishna-prema dite, nite, dhare mahashakti. Nityananda samarpila jati kula-panti, shri Caitanya-Nityananda kari pranapati. “Gauridasa Pandita, el emblema del servicio devocional más elevado en el amor por Dios, posee la mayor potencia para recibir y distribuir tanto amor. Al hacer al Señor Caitanya y al Señor Nityananda los Señores de su vida, Gauridas Pandita sacrificó todo por el servicio al Señor Nityananda, incluso la asociación de su familia.”

El padre de Sri Gauridasa Pandita

 

El padre de Sri Gauridasa Pandita se llamaba Sri Kamsari Mishra. Su madre se llamaba Sri Kamala Devi. Él tenía cinco hermanos: Damodara, Jagannatha, Suryadasa, Krishnadasa, y Nrishinga-Caitanya. Previamente, en Vrindvana, Gauridasa Pandita era Subala Shakha, uno de los doce amigos pastorcillos más importantes de Krsna quien era conocido como el dvadasha-gopals.

Shriman Mahaprabhu cruzó el Ganges en un bote con un solo remo

En el distrito de Bardhaman se encuentra la ciudad de Ambika-kalna, cerca de la ciudad de Shantipura. En Ambika-kalna vivió Gauridasa Pandita. Actualmente, en la casa de Sri Gauridasa Pandita hay un templo con las deidades de Gaura-Nityananda instaladas. En ese templo hay un antiguo manuscrito, el cual se dice que es una copia del Bhagavad-gita escrito por la propia mano de Sri Caitanya Mahaprabhu, aunque no es aceptado por algunas autoridades. Se dice que Shriman Mahaprabhu cruzó el Ganges en un bote con un solo remo. Dando el remo a Gauridasa Pandita, se presume que Mahaprabhu dijo: “Con este remo, debes ayudar a las almas caídas a cruzar el océano de la existencia material.” Este remo todavía se encuentra en el templo de Gauridasa Pandita.

Gauridasa Pandita tenía un hermano mayor llamado Suryadas Sarakhela. Suryadasa Sarakhela vivía a unas cuantas millas de Navadwipa en un lugar llamado Shaligram. Él aceptó el empleo de secretario en el gobierno de Mohammedan. Tuvo dos hijas: Sri Vasudha y Jahnava Devi. Estas dos hijas posteriormente se casaron con Sri Nityananda Prabhu. De los hermanos de Gauridasa Pandit, Krishnadasa Kaviraja Goswami escribió: “Suryadasa Sarakhela junto con su hermano menor Krishnadasa Sarakhela poseían fe firme en Nityananda Prabhu. Ellos eran un depósito de amor por Dios. “

Respecto a Gauridasa Pandita

Respecto a Gauridasa Pandita, Bhaktivedanta Swami tradujo los comentarios de Srila Bhaktivinoda Thakura como sigue: “Se dice que Gauridasa Pandita estaba siempre patrocinado por el rey Krishnadasa, el hijo de Harihoda. Gauridasa Pandita vivía en un pueblo de Shaligrama, el cual está situado a unas cuantas millas de la estación del tren de Muragaccha, y después fue a vivir a Ambika-kalana. Se declara en el Gaura-ganodesha-dipika, verso 128, que anteriormente él era Subal, uno de los amigos pastorcillo de Krsnas y Balarama en Vrindavana. Gauridas Pandita era el hermano menor de Suryadasa Sarakhela, y con el permiso de su hermano mayor desplazó su residencia a las orillas del Ganges, viviendo ahí en la ciudad conocida como Ambika-Kalna… El hijo mayor de Gauridasa Pandita era conocido como gran Balrama, y el menor era conocido como Raghunatha. Los hijos menores de Raghunatha eran Mahesha Pandita y Govinda. La hija de Gauridasa Pandita era conocida como Annapurna.” De acuerdo a Bhaktivinoda Thakura, algunos de los descendientes de Gauri Dasa Pandita viven actualmente en el pueblo de Shaligram.

Bhaktivedanta Swami da la ubicación de Ambika-kalna como sigue: “El pueblo de Ambika-kalna, que se encuentra al otro lado del río Ganges de Shantipura, está a dos millas al este de la estación del tren de Kalakanorta en el ferrocarril este.” Cabe señalar que se puede visitar Ambika-Kalna al tomar el tren a Navadwip-dhama en la estación Howrah en Calcutta y bajándose en Ambika-Kalna. Bhaktivedanta Swami escribe: “En Ambika-Kalna hay un templo construido por el Zamindar de Burdwan. Al frente del templo hay un gran árbol de tamarindo, debajo de cual se dice que Gauridasa Pandita y el Señor Caitanya Mahaprabhu se reunían. El lugar donde el templo está situado es conocido como Ambika, y debido a que está en el área de Kalna, el pueblo es conocido como Ambika-kalna. Se dice que la copia del Bhagavad-gita escrito por Sri Caitanya Mahaprabhu todavía está en este templo.”

Gauridasa Pandita sintió gran separación de Sri Caitanya Mahaprabhu

Cuando Sri Caitanya Mahaprabhu, después de haber llevado a cabo diversas clases de pasatiempos en Navadwipa, quiso tomar sannyasa, fue a despedirse de Gauridasa Pandita. En ese momento, Gauridasa Pandita sintió gran separación de Sri Caitanya Mahaprabhu.

Esto es descrito en una canción por un devoto llamado Krishna dasa:

thakura Panditera bari, gora nache phiri phiri,

Nityananda bole hari hari

kyi gaurdasa bole pori prabhur padatole

kabhu na charibe mora bari

amara vachana rakha ambika nagare thako

ei nivedana tuwa pai

yadi chari yabe tumi nischoya maribo ami

rahibo se nirakhiya kai

tomara ye duti bhai, thako mora ei thai

tabe sabara hoy paritran

punah nivedana kori na chariho gaurahari

tabe jani patita pavan

prabhu kahe gauridasa charaho emata asha

pratimurti seva kari dekha

tahate achaye ami, nischaya janiho tumi

satya mora ei vakya rakha

eta shuni gauridasa chari dirgha nihshvasa

phukari phukari punah kye

punah sei dui bhai prabhodha karoye tai

tabu hiya khira nahi vyhe

kahe dina krishnadasa, Caitanya carane asha

dui bhai rahilo tathaya

thakura Panditer preme, vyi hoila dui jane

bhakata vatsala teni gaya

akula dekhiya tare, kahe gaura dhire dhire

amara thakilam tora thai

nischaya jani-i tumi, tomara ei ghare ami

rahilam ei dui bhai

eiteka pravodha diya dui prati murti loiya

aila Pandita vidyaman

chari jana danrailo Pandita vismaya bhelo

bhave ashru bahaye nayana

puna prabhu kahe tanre tora iccha hoy yare

sei dui rakha nija ghare

tomara pratita lagi tora thai khavo magi

satya satya janiha antare

shuniya Pandita raja korila ryhana kaja

chari jane bhojana karila

padma malya vastra diya tambuladi samarpiya

sarva ange chyana lepila

nnana mate paratita karyarya phirala chita

dehare rakhila nija ghare

Panditera prema lagi dui bhai khaya magi

donhe gela nilachalapuri

Pandita karaye seva yakhana ye iccha yeba

seimata karaye vilasa

heno prabhu gauridasa

tara pad kari asha

kahe dina hina krishnadasa

“Sri Caitanya Mahaprabhu, iba danzando junto a Nityananda quien cantaba, “Hari Hari”, quienes de esta manera llegaron a la casa de Gauridasa Pandita para despedirse. Llorando intensamente en separación, Gauridasa cayó a los pies del Señor y dijo: “¡Nunca abandones mi casa! Por favor escucha mis palabras. Quédate aquí en Ambika Kalna. Esta es mi humilde sumisión. Si me dejas, he de morir. Debes estar aquí. Y siempre estaré y observaré tu divina forma. Ustedes dos son hermanos. Quédense aquí en mi casa y todo el mundo se entregará sólo para verles. Otra vez más suplico, no te vayas, oh Gaurahari: eres el Salvador de los caídos.”

Te daré una copia exacta de Gaura y Nityananda, una deidad a quien debes adorar

“El Señor dijo, Gauridasa, permíteme llenar tus esperanzas de esta manera: Te daré una copia exacta de Gaura y Nityananda, una deidad a quien debes adorar. Al ver a esta deidad debes pensar en nosotros. Mi deidad es tan Buena como yo. Ciertamente debes creer que mi palabra.”

“Al escuchar esto, Gauridasa, suspiró y comenzó a llorar intensamente. Nuevamente ambos hermanos intentaron consolarlo. Sin embargo, nada podía tranquilizarlo. Así canta el caído Krishna dasa quien aspira llegar a los pies de loto de Sri Caitanya, así fue como esos hermanos estuvieron en Ambika Kalna. En éxtasis, Gauridasa Pandita imploró a los dos hermanos quedarse, y debido a que Caitanya y Nityananda son bhakta-vatsala, siempre afectuosos con sus devotos, fueron capturados por Gauridasa Pandita. Él aprisionó a esos dos Señores en un templo de amor divino donde no pudieron escapar.

Al ver la gran ansiedad de Gauridasa Pandita

“Al ver la gran ansiedad de Gauridasa Pandita, Sri Caitanya Mahaprabhu dijo, con mucha solemnidad, ‘Estaremos aquí en tu casa. Ciertamente debes saber que estos dos hermanos siempre estarán aquí en tu casa.’ Consolándolo con estas palabras, Aquellos dos hermanos se manifestaron en la forma de dos deidades perfectas.

“Los cuatro permanecieron allí: Gaura-Nityananda y las réplicas exactas de Gaura-Nityananda. Gauridas Pandita quedó atónito. Lágrimas de amor divino brotaban de sus ojos. Nuevamente el Señor le dijo, ‘Tu deseo ha sido complacido. Estas dos estarán aquí en tu casa por siempre. Debes realizar internamente de esta forma, estaremos en tu casa eternamente y suplico comer las ofrendas que cocines.’

Gauridasa, el rey de los Panditas, comenzó a cocinar

 

“Escuchando esto, Gauridasa, el rey de los Panditas, comenzó a cocinar. Cuando las preparaciones estuvieron listas, las ofreció todas ante los cuatro invitados. Después ofreció guirnaldas de lotos, ropas nuevas,  tambula junto a otros finos artefactos. Luego decoró sus extremidades con pasta de sándalo.

“Después de haber realizado estas cosas, llegó la hora de partir para ambos Señores. Ambos partieron dejando a los dos Señores en la casa de Gauridasa Pandita y seguidamente partieron hacia Jagannatha Puri. Para la gran satisfacción de Gauridasa Pandita, Gaura y Nityananda en su forma de réplica permanecieron en su casa comiendo el arroz ofrecido por él. De esta manera, Gauridasa Pandita les sirvió para el deleite de su corazón, disfrutando de los pasatiempos de Gaura y Nityananda. Mi única esperanza es tomar refugio en los pies de loto de Gauridasa Pandita. Así ha dicho el caído Krishnadasa.”

Para Intensificar el Divino Amor de Gauri Dasa

Un día, para intensificar el divino amor de Gauri Dasa, las deidades decidieron revivir la concepción de Vrndavana. Muy dulcemente las deidades se dirigieron a Gauri Dasa y dijeron: “Gauri Dasa, Tú eres Subala Sakha, solías jugar con nosotros en las orillas del Yamuna.” Diciendo estas palabras las deidades se manifestaron como Krsna Balarama, con Sus ropas de vaqueritos. Con la vara para guiar a las vacas en sus manos. Krsna sostenía la flauta en sus manos y una pluma de pavo real en su oreja. Sus cuellos estaban decorados con guirnaldas y flores silvestres. Sus pies de loto estaban decorados con tobilleras. De esta manera, llevaron a Gauridasa a la modalidad de su concepción previa. En esta modalidad, ellos revelaron diversos pasatiempos a Gauridasa Pandita durante algún tiempo. Después de esto, fue el deseo del Señor que Gauridasa regresara a su conciencia externa. Al mismo tiempo, Krsna y Balarama regresaron al altar en la forma de Gaura y Nityananda.

Gauridasa Pandita los abrazó afectuosamente

Día a día, Gauridasa Pandita solía cocinar diversas y maravillosas preparaciones para el placer de sus deidades y las ofrecía a Gaura y Nityananda. Él siempre estaba ocupado en el servicio. Permanecía siempre tan absorto en el servicio que se había vuelto completamente inconsciente de los placeres y dolores de su propio cuerpo. Gradualmente, fue envejeciendo y se volvió débil y enfermizo. A pesar de que resultaba difícil para él, no dejó de trabajar duro para cocinarle a sus deidades. Un día, viendo su dura labor de cocinar, Gaura y Nityananda aparecieron externamente muy enojados, y se negaron a comer. En ese momento, Gauridasa Pandita los abrazó afectuosamente, diciendo: “Si no desean comer esto, díganme que quieren que les cocine. De inmediato cocinaré cualquier cosa que les agrade.” Diciendo esto, Gauridasa Pandita permaneció en silencio. Sonriendo, el Señor dijo con gran seriedad: “No hay nada de malo en tus preparaciones. Pero no es necesario, a tu avanzada edad, cocinar tantas preparaciones. No podemos tolerar más verte hacer ese gran esfuerzo en nuestro nombre. Nos haría más felices si hicieras menos esfuerzo preparando algo más simple.”

Los Hermanos Gaura y Nityananda Sonrieron

Gauridasa Pandita dijo, “Coman lo que he cocinado hoy. En el futuro, no me complicaré tanto. Todo va a ser sencillo. Sólo cocinaré  un poco de shak y lo ofreceré en una hoja fresca de banano. Escuchando las palabras del Pandita, los hermanos Gaura y Nityananda sonrieron y finalmente comieron todo lo que había en los platos.

En una ocasión Gauridasa Pandita quiso decorar a Gaura y Nityananda lujosamente con bellos ornamentos. Conociendo sus pensamientos, Gaura-Nityananda se decoraron a sí mismos con ornamentos y luego regresaron al altar. Cuando el Pandita entró al templo, sintió gran placer mientras quedaba sin habla. Él pensó, “¿De dónde habrán tomado esos ornamentos?” De esta manera, Gaura y Nityananda se involucraron en diversos tipos de pasatiempos en la casa de Gauridasa Pandita.

El discípulo más querido de Sri Gauridas Pandita era Sri Hridaya Caitanya

 

El discípulo más querido de Sri Gauridas Pandita era Sri Hridaya Caitanya. Una vez cuando se acercaba el día de la aparición de Sri Gauranga, Gauridasa fue a la casa de uno de sus discípulos. Y le encargó servicio de las deidades de Sri Gaura y Nityananda a Hridaya Caitanya. Hridaya Caitanya, en gran éxtasis, prestó servicio a estas deidades. El festival del día de la aparición de Caitanya Mahaprabhu se acercaba. A tan solo tres días del gran festival, Gauridas Pandita no había regresado. Hridaya Caitanya se preocupó mucho. Actuando por su propia cuenta, decidió enviar un mensaje por escrito a los diferentes discípulos y devotos invitándolos al festival que se celebraría. Justo en ese momento, Gauridasa Pandita regresó a su ashram. Hridaya Caitanya le explicó a su Guru sobre las invitaciones enviadas, preocupado de que él no regresara a tiempo para hacerlo. A pesar de que Gauridasa Pandita estaba internamente muy feliz, externamente se mostró muy furioso con Hridaya Caitanya por actuar independientemente.

Gauridasa regañó a su discípulo, diciendo: “En mi presencia has actuados independientemente, enviando invitaciones por aquí y por allá a tu gusto y citando a mis discípulos según tu deseo. Esto no puede seguir así. No puedes quedarte aquí. “

Un Bellísimo Festival en las Orillas del Ganges

Escuchando esto, Hridaya Caitanya cayó a los pies de su guru ofreciéndole sus pranamas. Fue y se quedó debajo de un árbol  a la orilla del Ganges. Poco tiempo después, apareció un comerciante rico en un barco, quien le dijo: “Toma este dinero y llévaselo a Tu maestro Gauridas Pandita.” Entonces, Con gran alegría Gauridas instruyó Hrdaya Caitanya preparar un bellísimo festival en las orillas del Ganges. Siguiendo la instrucción de su Guru, Hridaya Caitanya inauguró un gran festival en las riberas del Ganges. Gradualmente todos los Vaishnavas en los alrededores empezaron a acercarse. Tomando esas grandiosas almas con él, Hridaya Caitanya empezó una maravillosa y excelente presentación de danza y canto del santo nombre. Gaura y Nityananda aparecieron en medio del kirtana, cantando y danzando. Hridaya Caitanya los vio con sus propios ojos. De esta forma, Gauridasa Pandita hizo los arreglos para dar el gran festival. Cuando el pujari, el Gran Ganga Dasa Pandit, regresó y entró al templo, vio que a Gaura y Nityananda no estaba en el simhasana, el trono de la deidad en el altar, fue inmediatamente donde Gauridas Pandita a reportar el incidente. El pujari pudo comprender que Gaura y Nityananda habían ido a disfrutar del kirtan con el fin de incrementar el prema de Hridaya Caitanya. Viendo el asombro de su pujari, Gauridasa Pandita sonrió dulcemente. Luego para evitar que los dos hermanos se escaparan, tomó un palo entre sus manos y fue a las orilla del Ganges al lugar donde Gaura y Nityananda había disfrutado el gran kirtan. Tan pronto como llegó a la ribera del Ganges donde estaba ocurriendo el kirtana, pudo ver  a ambos hermanos danzando en gran éxtasis. Pero cuando Gaura y Nityananda vieron la furia de Gauridas Pandita, se volvieron invisibles.

Sri Gauridas Pandita pudo ver a Gaura y Nityananda entrar en el corazón de Hridaya Caitanya

Sri Gauridas Pandita pudo ver a Gaura y Nityananda entrar en el corazón de Hridaya Caitanya. Observando esto con gran asombro y éxtasis, Gauridasa Pandita no pudo sostenerse a sí mismo, comenzó a derramar lágrimas de éxtasis. Olvidando su enojo, tomó a su discípulo Sri Hridaya Caitanya Prabhu entre sus brazos, mientras le decía, “Eres realmente afortunado. Desde hoy tu nombre será “Hridaya Caitanya:” quien lleva a Sri Caitanya en su corazón mientras empapaba a Hridaya Caitanya Prabhu con la humedad de sus lágrimas.

Con gran humildad e inundado con Krishna-prema, Sri Hridaya Caitanya cayó a los pies de Sri Gauridasa Pandita. Luego, Gauridasa llevó a Hridaya Caitanya de regreso a su casa donde cantaron y danzaron en el patio, inmersos en el éxtasis del kirtana. Los devotos llenaron las diez direcciones con los cantos en alta voz de “¡Hari! ¡Hari!” De esta manera, el gran festival correspondiente al día de la aparición de Sri Gauranga finalizó. Después, Sri Gauridasa Pandita bendijo a Sri Hridaya Caitanya con el adhikara o cualidades para el servicio divino.

Partió de este Mundo

En el Shukla Ekadashi en el mes de Shravana, Sri Gauridasa Pandita partió de este mundo y entró a los pasatiempos inmanifiestos de Sri Gauranga y Nityananda. Su discípulo más importante fue Hridaya Caitanya, cuyo más importante discípulo fue Sri Shyamanya prabhu. Sri Narahari Chakravarti Thakura narra toda la historia de la vida de Gauri Das Pandita y exalta sus glorias en el séptimo taranga o señal de su libro, Bhakti-Ratnakara.

Leave a Comment