Sus Vidas y Sus Obras

Raghunatha Bhatta

Raghunatha Bhatta

danda pranama kari bhatta padila carane

prabhu raghunatha bali kaila alingane

“Raghunatha Bhatta cayó recto como una vara a los pies de loto de Sri Caitanya Mahaprabhu. Luego el Señor le abrazó, conociendo  muy bien su verdadera identidad.” (Caitanya Caritamrta Antya 13.101).

Cuando llegó a Puri

Desde Kasidhama, Raghunatha Bhatta viajó a pie hasta Puri-dhama. Cuando llegó a Puri, fue directo al lugar de Sriman Mahaprabhu y ofreció sus respetos a los pies de loto del Señor. En esa ocasión, el Señor le abrazó diciendo, “¡Raghunatha!” Al ser abrazado por el Señor, Raghunatha Bhatta sintió que todos sus problemas se habían ido. Raghunatha Bhatta pensó para sí mismo, “He venido a ver al Señor después de un largo tiempo; sin Él saber de mi llegada ¿Cómo es posible que Él me esté mostrando tanto afecto? Él tiene muchos devotos que son muy queridos para Él. ¿Por qué mostraría tanto afecto por alguien como yo, el más bajo de los devotos?” Y a pesar de considerarse tan bajo y humilde, cuando Caitanya Mahaprabhu con una sonrisa dijo “¡Raghunatha!” y lo abrazó, Raghunatha comenzó a llorar lágrimas de éxtasis. Con lágrimas en sus ojos, cayó a los pies del Señor y sujetándolos dijo, “Oh misericordioso Señor, en verdad, dime, ¿por qué estás otorgando tan especial consideración a este humilde hombre?” El Señor dijo, “¡Raghunatha! No puedo olvidar las afectuosas consideraciones de tus padres para mí en el tiempo de tu nacimiento. Todos los días ellos solían alimentarme con gran afecto.”

Todos se sintieron contentos 

Después de esto, Caitanya Mahaprabhu presentó a Raghunatha Bhatta a todos los devotos. Todos los devotos se sintieron muy contentos de reunirse con él. En nombre de sus padres, Raghunatha dio saludos y afectuosas reverencias a todos los devotos. También les dio noticias sobre Candrasekhara y los otros devotos de Bengal Oriental. Finalmente la afectuosa madre de Raghunatha Bhatta había enviado algunas buenas preparaciones para que Señor comiera, platos bengalíes cuidadosamente empacados. Cuando el Señor los vio, se alegró mucho y le ordenó a su sirviente Govinda guardarlos cuidadosamente.

El nombre del padre de Sri Raghunaha Bhatta era Sri Tapana Misra. En su grhastha-lila, el Señor una vez fue al río Padma en Bengal Oriental a visitar a un profesor de gramática. Allí se encontró y relacionó con Tapana Misra. Tapana Misra era un Bengalí oriental y un pandita en el sastra. Sin embargo, a pesar que había reflexionado mucho tanto en la práctica de la perfección como en la la perfección de la vida, no había sido capaz de acertar su significado interno. Una noche tuvo un sueño, y en su sueño un dios vino ante él y le dijo, “¡Misra! No te preocupes, Sri Nimai Pandita acaba de llegar cerca. Él te enseñará tanto la práctica de la perfección como la meta de la vida. Él no es un hombre (nara), Él es el Señor Supremo, Nara-Narayana. A pesar de ser el creador del universo, ha aceptado la forma de un hombre con el fin de liberar al mundo.” Diciendo esto, el dios desapareció.

 A la mañana siguiente

A la mañana siguiente, después de concluir sus deberes matutinos, Tapana Misra salió a encontrar a Sriman Mahaprabhu. En ese momento vio a Sri Nimai Pandita sentado en un banco frente a su casa, Su brillo refulgía iluminando su patio como si el sol hubiese descendido ante él. Sus ojos eran como frescas flores de loto y su fino cabello negro estaba bellamente rizado. Su fuerte pecho estaba decorado con el fino hilo sagrado y llevaba un vestido amarillo brillante.  Al igual que la luna brilla en medio de las estrellas iluminando las cuatro direcciones, así su forma resplandeciente estaba rodeada por sus discípulos.

Tapana Misra ofreció sus reverencias al Señor, cayendo a sus sagrados pies. Dijo, “¡Oh compasivo señor! Soy el más caído, por favor ten misericordia de mí.” El Señor sonrió afectuosamente, y ofreciéndole un asiento, le pidió a Tapana Misra que se presentara. Después de haberse presentado, Tapana Misra preguntó al Señor sobre todas las verdades referentes a la práctica de la perfección y la meta de la vida.

Mahaprabhu dijo:

Mahaprabhu dijo: “En cada milenio el Señor adviene con el fin de liberar a las almas caídas e instruirlas en la forma apropiada de adoración para cada era. En Satya-yuga, meditación, en Treta-yuga, sacrificio, en Dvapara-yuga, adoración a la deidad y en Kali-yuga, sankirtana es el proceso para alcanzar la salvación última. En cada una de las cuatro eras hay un proceso particular para la liberación. En la era de Kali, esta forma de dharma es nama-sankirtana.

De esta forma, El Señor en Su forma de maestro espiritual informó a Tapana Misra sobre el bienestar para el alma así como la verdadera posición  de dharma en la era de Kali, el cual es nama-sankirtana. Explicó que además del santo nombre, ninguna otra cosa sería fructífera.

Sin el santo nombre no hay forma de alcanzar la perfección en esta era

Dijo: “En la era de Kali el sacrificio del santo nombre es el principio esencial. Ninguna otra cosa será efectiva en esta era de Kali, y por lo tanto no hay ningún principio religioso superior a este. Sin el santo nombre no hay forma de alcanzar la perfección en esta era. Uno debe renunciar completamente a cualquier otra tendencia y siempre cantar del santo nombre de Krsna como sigue: ‘Hare Krsna Hare Krsna Krsna Krsna Hare Hare Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare.’ Por la influencia de este mantra serás capaz de entender todo sobre el significado hacia la perfección y la meta de la vida, ya que no hay diferencia entre el santo nombre de Krsna y Krsna mismo.”

Al escuchar las instrucciones del Señor

Tapana Misra, al escuchar las instrucciones del Señor ofreció sus reverencias a sus pies y con todo su cuerpo se postró en el suelo. Cuando el Señor estaba a punto de partir en su viaje de regreso a Navadwipa, él quiso acompañarlo. Pero el Señor le dijo, “Pronto irás a Kasi, allí nos encontraremos nuevamente y te instruiré aún más en todas estas verdades.” Diciendo esto, el Señor partió a Navadwipa. Poco después, Tapana Misra y su esposa salieron hacia Kasidhama, que también es llamado Baranasi o Benares.

Algunos años más tarde, debido a su misericordia por las almas caídas, Mahaprabhu tomó sannyasa y siguiendo la orden de su madre fue a residir a Jagannatha Puri. Después de estar allí por algunos meses, pasó a través del bosque de Jharikhanda (actualmente conocido como Choda Nagapura) en su camino a Vrndavana y pasó por Kasidhama. En el ghata llamado Manikarnika comenzó a cantar el santo nombre de Hari y exhortó a todos a hacerlo, diciendo “¡Haribol! ¡Haribol!”

El santo nombre de Hari 

En ese momento, Tapana Misra estaba tomando un baño en cada ghata. Al escuchar el santo nombre de Hari el cual era cantado en alta voz, se sorprendió. Fue como encontrar un océano en medio del desierto, escuchar el canto de las glorias de Hari en medio de la capital de los Mayavadis, Kasidhama. Miró a través del ghata y vio en las orillas del ghata a un sannyasi de belleza y valor sin precedentes. Su resplandor sobrenatural iluminaba las cuatro direcciones. En completo asombro, Tapana Misra pensó, “¿Quién será gran personalidad? ¿Será posible que sea Nimai Pandita de Navadwipa? He escuchado que él ha tomado sannyasa. ¿Será él?” Salió del agua y lo miró más de cerca. Al ver a través del agua vio que efectivamente se trataba de Nimai Pandita, entonces, se apresuró al lugar donde se encontraba el Señor y ofreció sus reverencias a sus pies de loto, al mismo tiempo que la alegría brotaba de su corazón. Cuando se levantó del suelo, fue abrazado por Caitanya Maharabhu. Después de tantos días finalmente se había reencontrado con el Señor.

Con gran afecto

Con gran afecto, Tapana Misra llevó al Señor a su casa. Allí le lavó sus pies y bebió esa agua bendita junto con su familia. Su éxtasis no tuvo límites. De esta forma colocó a su pequeño hijo Raghunatha a los pies de loto del Señor y le hizo ofrecer sus reverencias. El Señor puso al niño en sus regazos y lo meció en sus brazos con gran afecto. Mientras tanto, Tapana Misra rápidamente hizo los arreglos para cocinar y seguidamente Balabhadra Bhattacarya cocinó. También hizo los arreglos para el baño del Señor y después que el Señor concluyó su baño y sus deberes del medio día, comió. El pequeño hijo de Tapana Misra masajeó los pies de loto del Señor y Él finalmente tomó un descanso.

Al escuchar la noticia de la llegada del Señor

Al escuchar la noticia de la llegada del Señor, Candrasekhara y el brahmana Maharasthrian, así como los otros devotos fueron a ofrecer sus respetos a los sagrados pies del Señor. El Señor abrazó a Candraskhara y luego habló de krsna-katha con todos los devotos allí presentes. Mientras estaba en Benares, el Señor visitó los templos de Visvesvara y Bindhu-madhava para tomar su darshan. También visitó el Dasasvamedha-ghata. El Señor se quedó en la casa de Candrasekhara y cenó en la casa de Tapana Misra. Candrasekhara trabajaba como un escriba, copiando escrituras de los panditas de Kasi con su propia mano, en un hermoso estilo caligráfico. Provenía de una familia de brahmanas sumamente eruditos.

El santo nombre y la forma de Krsna no son distinto

En Benares, los eslogan de los impersonalistas como “tat tvam asi,” y “aham brahmasmi” así como las palabras favoritas de los mismos, palabras como “Brahma,” “atma,” y “caitanya”, eran constantemente escuchadas en todas partes. Ni una palabra devocional podía ser escuchada en Benares, y por lo tanto donde fuera que el Señor fuese, realizaba sankirtana. Un día, el Maharasthrian brahmana presentó una solicitud a los pies de Loto del Señor. “Oh Señor,” dijo, “¡Oh Señor! Por favor libera esta ciudad de Kasi. Me he reunido con el guru de los sannyasis, Prakasananda Saraswati, y mencioné tu nombre tres veces, “Krsna Caitanya.” él también dijo la palabra “caitanya” tres veces, pero fue completamente incapaz de decir la palabra “krsna”. El Señor respondió, “Debido a que son ofensores a los pies de loto del Señor Krsna, el santo nombre jamás brotará de sus labios. El santo nombre y la forma de Krsna no son distintos de su propio ser. Son una verdad trascendental, llenos de éxtasis y realidad divina.” Después de instruir a los devotos de diversas formas, el Señor se dispuso  nuevamente a continuar su largo viaje a Vrndavana. Y así más tarde Él liberaría a Kasi con la misericordia de Krsna, en su viaje de regreso a Jagannatha Puri. De esta forma El Señor fue a Vrndavana.

El torrente de néctar 

Después de pasar algún tiempo en Vrndavana deambulando en el éxtasis de Krsna-prema, el Señor regresó a Kasi-dhama. Un día se encontró con Prakasananda Saraswati, quien al ver la extraordinaria belleza del Señor, su humildad cual la de un niño, su generosidad y magnanimidad, quedó atónito. Finalmente cayó a los pies de loto del Señor. Después de la conversión con Prakasananda Saraswati, todos los sannyasis allí también cayeron a los pies de loto del Señor y cantaron sus glorias, mientras el Señor liberaba a todos allí con el santo nombre de Krsna. El torrente de néctar que fluía del santo nombre pronto inundó Kasi y limpió toda falsa doctrina de impersonalismo junto a sus seguidores.

Esta vez, el Señor pasó diez días en Kasi, y la alegría de sus devotos y seguidores no tuvo límites. Tapana Misra, Candrasekhara, y el Maharasthrian brahmana, así como los otros devotos allí sintieron como sus vidas hubiesen regresado, pues tuvieron, una vez más, la oportunidad de rendir servicio personal a Sriman Mahaprabhu. El hijo de Tapana Misra, Raghunatha se sintió sumamente afortunado de poder servir a su Señor y maestro, Sri Caitanya Mahaprabhu durante diez días.

Dándole muchas esperanzas

Finalmente llegó el momento en que el Señor se despidió de los devotos para emprender Su viaje a Jagannatha Puri. Todos los devotos allí estaban desconsolados con la agonía ante la posibilidad de la separación del Señor. Raghunatha Bhatta, el hijo de Tapana Misra, cayó ante el Él, implorándole que no se fuera y sostuvo sus pies de loto, mientras lloraba una y otra vez. El Señor colocó al niño en sus regazos y dándole muchas esperanzas, trató de consolarlo. Dijo, “Debes servir a tu padre y madre aquí y luego podrás venir a Puri-dhama y verme otra vez.” Después de abrazar a Tapana Misra y a Candrasekhara e instruir a los devotos en ciertas verdades sobre la conciencia de Krsna, Sri Caitanya Mahaprabhu se despidió de Kasi para siempre y comenzó su largo viaje a pie hacia Jagannatha Puri.

Se volvió muy erudito en las escrituras reveladas

En poco tiempo, Sri Raghunaha se volvió experto en gramática Sanskrita, retórica y poesía. Gradualmente, se volvió muy erudito en las escrituras reveladas. Continuó sirviendo a su madre y a su padre hasta la edad avanzada, mientras pasaban los años. Cuando entró en edad, Raghunatha recibió la orden de su padre de ir a Puri-dhama a ver a Sri Caitanya Mahaprabhu. El éxtasis de Raghunatha no tuvo límites. Para servir al Señor, la madre de Raghunatha había preparado varios tipos de delicias para ser ofrecidas al Él por Raghunatha en nombre de Misra. Todas estas finas delicias fueron cuidadosamente empacadas en un gran saco.

Después de recibir las órdenes y bendiciones de sus padres, Raghunatha partió junto con un sirviente a Puri. En el caminó conoció a Rama-bhakta, un devoto de Rama, quién se unió a él en su viaje a Puri. Su nombre era Sri Rama dasa. Por nacimiento era un Kayastha, es decir, nació en la casta que trabaja al servicio del Rey. Él era muy sabio en la interpretación de la gran epopeya, el Ramayana. Rama dasa se inclinó ante Raghunatha y tomó el polvo de sus pies de loto.  Seguidamente le arrebató el saco con las preparaciones al sirviente de Raghunatha y lo cargó sobre su cabeza.

Raghunatha dijo:

Raghunatha dijo: “Eres un gran erudito, ¿qué estás haciendo?” Rama dasa dijo, “¡Bhattaji! Soy el más bajo de los sudras. Sería favorable para mí servir a un brahmana.” Raghunatha contestó, “¡Panditji! por favor, te lo imploro, permite que mi sirviente cargue este pesado saco.” Entonces, Rama dasa entregó el saco al sirviente de Raghunatha. En el camino a Jagannatha Puri, Raghunatha dasa discutió muchas conclusiones sobre las escrituras con Rama dasa.

Sri Raghunatha Bhatta llegó a Jagannatha Puri

Sri Raghunatha Bhatta llegó a Jagannatha Puri y ofreció sus reverencias a los pies de loto de Sri Caitanya Mahaprabhu. En ese momento el Señor, le saludó diciendo, “¡Raghunatha!” y levantandolo del suelo, lo abrazó. El Señor le preguntó por el bienestar de Tapana Misra y su esposa, y le preguntó sobre Candrasekhara así como los otros devotos en Benares, de esta forma Raghunatha dasa le relató sobre todo esto. Sri Rama dasa fue llevado al lugar de Mahaprabhu. Donde ofreció sus reverencias a sus pies de loto, pero el Señor, quien es la Superalma entre todos los seres vivos, detectó que Rama dasa mantenía deseos de liberarse en su corazón y como resultado, el Señor no fue afectuoso con él.

El Señor cuidó del alojamiento y la alimentación de Raghunatha 

El Señor ordenó a Raghunatha Bhatta ir a ver a la deidad del Señor Jagannatha después de bañarse en el océano. De esta forma, Raghunatha fue junto a los otros devotos a la playa, donde todos tomaron un baño y luego fueron a ver al Señor Jagannatha. Después, regresó al lugar del Señor. Mahaprabhu ordenó a su sirviente Govinda dar prasada a Raghunatha Bhatta. El Señor cuidó del alojamiento y la alimentación de Raghunatha y así permaneció allí. Raghunatha cocinaba para el Señor  regularmente. Estuvo en Jagannatha Puri durante ocho meses sirviendo al Señor, experimentando gran felicidad. Fue testigo del extático canto y la danza del Señor en varias modalidades de éxtasis divino ante la carroza de ratha-yatra del Señor Jagannatha. Después de algún tiempo, Mahaprabhu le ordenó regresar a Kasi. Le dijo a Raghunatha que procurara el servicio de sus ancianos padres y le explicó que aunque fueran Vaisnavas, no serían descuidados. Raghunatha Bhatta tomando esta orden seriamente fue instruido por el Señor en muchos otros puntos. Le ordenó a Raghunatha no casarse y estudiar el sastra. Y finalmente le dijo que después de un tiempo debería regresar a Jagannatha Puri a ver a la deidad de Jagannatha.

El corazón de Raghunatha Bhatta se partió

Mahaprabhu le dio una guirnalda de tulasi de su propio cuello. El Señor también le dió a Raghunatha Bhatta mahaprasada para ser distribuido entre todos los devotos asociados con Tapana Misra y Candrasekhara en Kasi. Cuando llegó el momento de despedirse, el corazón de Raghunatha Bhatta se partió. Cayó a los pies de loto de Mahaprabhu, ofreciendo postrado sus reverencias. El Señor ayudó a Raghunatha a sus pies y como antes, le dió un fuerte abrazo. Despidiéndose de Mahaprabhu y Jagannatha Puri, Raghunatha Bhatta comenzó su camino de regreso a Kasi.

Al regresar a Kasi, Raghunatha Bhatta sirvió a sus padres cuidadosamente, y comenzó a estudiar el Srimad-Bhagavatam seriamente. Después de algún tiempo, sus padres fallecieron. Raghunatha, adhiriéndose estrictamente a las órdenes de Sri Caitanya, nunca se casó. Sin ninguna responsabilidad familiar que le agobiara por más tiempo, fue a Jagannatha Puri a los pies de loto del Señor. Cuando el Señor vio nuevamente a Raghunatha después de mucho tiempo, se alegró mucho. Al escuchar sobre la muerte de Tapana Misra y su devota esposa, Caitanya Mahaprabhu habló sobre su gran devoción y los glorificó. Raghunatha Bhatta estaba muy feliz por tener nuevamente la asociación del Señor. Permaneció en Puri y sirvió a Mahaprabhu fielmente por otros ocho años. Un día, el Señor le dijo, “Debes ir a Vrndavana, tienes mucho trabajo allá. Yo debo permanecer aquí en Puri, ya que mi madre me lo ha ordenado así. Por eso no puedo terminar el trabajo que debo hacer en Vrndavana. Depende de ti ayudarme a terminar mi trabajo allí.”

Al oír las palabras del Señor

Al oír las palabras del Señor, Raghunatha Bhatta se afligió por tener que dejarlo nuevamente. El Señor le explicó que en Vrndavana se encontraría con Rupa y Sanatana Goswami. Allí estudiaría bajo su guía el Srimad-Bhagavatam y las escrituras reveladas con relación a este. Siguiendo la orden del Señor, Raghunatha Bhatta se preparó para partir a Vrndavana. Se despidió de los Vaisnavas y cayó ante los pies de loto de Sri Caitanya Mahaprabhu por última vez. Mientras Mahaprabhu despedía a Raghunatha Bhatta, le dio una larga guirnalda prasada, tambula mahaprasada y lo abrazó.

Después de despedirse

Después de despedirse, Raghunatha Bhatta emprendió el mismo camino a Vrndavana que una vez fue seguido por los pies de loto de Caitanya Mahaprabhu. De esta forma, mientras siguió el largo camino a Vrndavana, Raghunatha Bhatta escuchó una y otra vez sobre la vez que el Señor pasó por ese mismo camino. Escuchó sobre las glorias del Señor, su visita a los diferentes lugares sagrados y las distintas actividades maravillosas que llevó a cabo.

Cuando finalmente llegó a Vrndavana, Rupa y Sanatana Goswami se sintieron muy felices de verlo y lo abrazaron afectuosamente. Todos los Goswamis que estuvieron en Vrndavana con ellos se llenaron de alegría al verlo, aceptándolo afectuosamente como su hermano espiritual. Raghunatha Bhatta estaba excepcionalmente bendecido con humildad y sumisión. Se registra en el Caitanya-Caritamrta que Raghunatha Bhatta recitaba el Srimad-Bhagavatam ante Rupa y Sanatana Goswami, y al hacerlo se sumergía en el extático amor por Krsna. Por la misericordia del Señor superado por todos los síntomas de amor extático por Dios: lágrimas, voz entre cortada y temblores, Inundado de esta forma, no podía continuar leyendo. Se dice que su voz era tan dulce como un cuckoo, y al leer el Bhagavata, cantaba los versos en diferentes tonos o ragas. Así sus lecturas eran especialmente dulces al oído. Raghunatha Bhatta se entregó completamente a los pies de Gaura-govinda. Estos pies de loto eran su vida y alma. Después de algún tiempo en Vrndavana, Raghunatha Bhatta organizó a sus discípulos para construir un templo para Govinda. Preparó varios ornamentos para Govinda, incluyendo una flauta y aretes con forma de tiburón. Raghunatha Bhatta nunca hablaba ni escuchaba sobre nada material. Él simplemente hablaba de Krsna y adoraba al Señor día y noche. No escuchaba a la blasfemia de un Vaisnava, no hablaba ni escuchaba una mala conducta de un Vaisnava. Sólo sabía que todos participaban en el servicio de Krsna; no entendía nada más. Cuando Raghunatha era absorbido en el recuerdo del Señor, tomaba la guirnalda de Tulasi y el prasada de Jagannatha que le había dado Mahaprabhu, uniéndolos  y los colocaba en su cuello.

Con respecto a la posición espiritual de Raghunatha Bhatta, el Gaura-ganodesa-dipika declara, “En el lila de Krsna en Vrndavana Raghunatha Bhatta era Sri Raga Manjari.” Raghunatha Bhatta Goswami nació en el año 1505 d.C. Partió de este tierra y entró en el mundo trascendental en 1579 d.C.

Leave a Comment