Sus Vidas y Sus Obras

Srivasa Thakura

Srivasa Thakura

Esa persona que era el Vyasa de los pasatiempos de Caitanya Mahaprabhu, Srimad Vrindavana Dasa Thakura, habla sobre Srivasa Pandita en su Sri Caitanya Bhagavata:

“En Navadvipa Dhama vivía un Pandita santo, Sri Srivasa,

Y en este templo Caitanya llevó a cabo su dulce lila.

Srivasa y su hermano siempre cantaban el santo nombre,

y hacían su Krshna-puja y baño en el Ganges tres veces al día.”

Srivasa, Srirama, Sripati y Srinidhi eran cuatro hermanos. Ellos vivían en Sri Hatta, pero después de un tiempo se trasladaron a Navadvipa Dhama y vivieron allí. Los cuatro hermanos solían ir a la casa de Advaita Acarya a escuchar la clase del Bhagavatam, a realizar Nama-sankirtana y a participar diferentes actividades Vaisnava. Eran grandes amigos de Sri Jagannatha Mishra, el padre de Sri Caitanya. A los cuatro les encantaba escuchar el bhagavatam y realizar Sankirtana juntos. Como resultado de su devoción, pudieron comprender que Sri Krshna Mismo pronto aparecería en la casa de Jagannatha Mishra. La esposa de Srivasa Pandita era Malinidevi. Ella era amiga de Sachidevi y las ambas disfrutaban su compañía mutua.

Al ver la terrible situación de las entidades vivientes en Kaliyuga, los devotos se entristecieron mucho y con el fin de liberara a las almas caídas, comenzaron a implorar por la aparición de Dios Mismo. El Señor escuchó las oraciones de sus devotos. En 1407 Saka era, en el mes de Phalguana, en luna llena, Sri Hari Mismo apareció en la casa de Jagannatha Mishra en Mayapura. Con su aparición en este mundo, todo se volvió auspicioso. El cielo se llenó con el santo nombre. Cuando Sri Advaita, que vino de Shantipura, pudo comprender que Sri Hari Mismo había aparecido, fue donde Srivasa y todos los otros devotos y les hizo comprender también la importancia de Su divina aparición. La esposa de Srivasa Pandita, Malini se dedicó a cuidar a Sachidevi como una enfermera personal. Srivasa Pandita visitaba constantemente la casa de Jagannatha Mishra; como si fuera su sombra.

 

 ¿Cómo podría comprender alguien sus movimientos? 

¿Qué cosa podría hacer el Señor Supremo de un momento a otro? Sin saberlo incluso Él Mismo; ¿cómo podría comprender alguien sus movimientos? En el tiempo de la infancia de Mahaprabhu, él exhibió muchos pasatiempos sobrenaturales, pero confundidos por la potencia Yogamaya de Señor, los devotos no los pudieron comprender. En el momento de su advenimiento todos los corazones de los devotos se llenaron con afecto paterno. Srivasa Pandita y Malini Devi dieron instrucciones en numerosas áreas a Sachi Devi y Jagannatha Mishra en la crianza y crecimiento de su querido hijo. Así, Sri Gaurasundara llegó a aceptar a Srivasa Pandita y Malini Devi como su Segundo padre y madre.

Un día, durante el tiempo de desmesuradas bromas escolares y pasatiempos de estudio de Mahaprabhu, Srivasa Pandita fue donde el niño y lo instruyó de la siguiente forma: “¿Por qué la gente estudia? ¿Qué es lo que realmente quieren saber y comprender? ¿Cuál es el verdadero objeto de conocimiento? Krshna y Krshna-bhakti. Para esto uno estudia tantas materias, por lo tanto, sin conocimiento de Krshna, todo aprendizaje es inútil. Estás leyendo, estudiando y escuchando muchas lecturas en diferentes materias, pero debes realizar Krshna-bhajan y aplicar tu inteligencia a esto.” Al escuchar esto, Mahaprabhu sonrió y dijo, “Por tu misericordia sin duda esto será así. Por tu misericordia ciertamente alcanzaré Krshna bhakti”.

¿A quién has adorado? 

Finalmente, Mahaprabhu después de ir a la sagrada ciudad de Gaya donde aceptó mantra iniciación de Ishvara Puri, comenzó a desempeñar el rol para el cual había descendido a este mundo. Comenzó a manifestar prema-bhakti en este mundo. Un día, Mahaprabhu, manifestando su modalidad del Supremo Controlador, Dios Mismo, fue a la casa de Srivasa Thakura y habló como sigue: “¿A quién has adorado? ¿En quién has meditado? ¡Ahora míralo! ¡Mira a tu objeto de adoración! ¡Srivasa! ¿A quién has adorado? Mira directamente a Aquel debes adorar.” Diciendo estas palabras, Mahaprabhu entró al cuarto de la Deidad de Visnu y audazmente se sentó en el altar, manifestando su forma con cuatro brazos con la caracola, el loto, el mazo y el chakra. Al ver a Caitanya Mahaprabhu en esta forma divina, Srivasa Pandita quedó conmocionado y paralizado con asombro.

En ese momento, el Señor dijo a Srivasa: “He escuchado tu estruendoso Sankirtana y el clamor de Advaita del santo nombre de Krshna y al escuchar tus llamados he dejado Vaikunta apareciendo en este mundo material junto con mis eternos asociados. He venido a castigar a los malvados y a liberar a los santos. Si quieres ser valiente, realiza mi sankirtana. Escuchando estas audaces palabras de Mahaprabhu, Srivasa Pandita cayó al suelo ofreciendo sus postradas reverencias y recitó las siguientes oraciones:

“A los pies de loto de Sri Caitanya Visvambhara

(Cuya vestimenta es cual nube de color amarillo) hago mi namaskara.

Me inclino ante Krshna (el hijo de madre Sachi)

Quien adornado con gunja-mala y una pluma de pavo real, luce tan brillante como el sol,

Brillante como un millón de lunas, cuyos rayos refrescantes eclipsan las estrellas;

Para el Nimai de Ganga Dasa Pandita, un centenar de namaskaras.

Con un cuerno de búfalo, una vara de pastor y una flauta de bambú,

El Señor Krshna jugaba y Tú eres ÉL, el Dios, la Verdad Suprema.

Los Vedas cantan las glorias de Krshna—Nanda Kumara;

 Tú eres Él y por eso a Tus pies mi namaskara.

Hoy mi nacimiento y trabajo han alcanzado plena realización en este lugar.

Mi vida ha comenzado de Nuevo, lo auspicioso ahora me corresponde.

Mis ancestros seguramente han encontrado salvación en este día.

Mi hogar y riqueza han alcanzado su verdadera perfección.

Mi fortuna no conoce límites terrenales en este día sagrado

Esta bienaventurada visión de tus sagrados pies hoy me han bendecido.”

Sri Caitanya Mahaprabhu fue muy bondadoso con Srivasa 

De esta manera, Srivasa ofreció diferentes oraciones e himnos. Sri Caitanya Mahaprabhu fue muy bondadoso con Srivasa y en su casa dio el darshana de su divina forma a todos sus eternos asociados y devotos. Cuando la sobrina de Srivasa Pandita, Narayani, fue ante él, Mahaprabhu le dijo al verla, “¡Narayani, canta Krshna, Krshna!” El Caitanya Bhagavata registra, “A pesar que sólo era una niña de cuatro años de edad, sus comportamientos eran inusuales. Cantando “¡Krshna, Krshna!” una y otra vez, caía en el suelo en éxtasis con lágrimas en sus ojos.”

La pequeña niña, Narayani, absorta en éxtasis cantaba Krshna una y otra vez con lágrimas en sus ojos. Al ver sus lágrimas de éxtasis, la esposa de Srivasa Pandita así como los otros devotos también lloraron en éxtasis. Como consecuencia, Srivasa Angana fue llenado con una maravillosa y Hermosa impresión de Krshna-prema.

En la casa de Srivasa había una sirvienta llamada Dukhi (desdichada), quien llevaba todos los días agua para el baño de Mahaprabhu. Un día el Señor le preguntó a Srivasa, “¿quién está trayendo esta agua?” Srivasa dijo, “Dukhi está trayendo el agua.” El Señor dijo, “Desde hoy su nombre será Sukhi (afortunada). Dado a que se ha dedicado al servicio de Bhagavan y los Vaisnavas, ella no puede ser Dukhi (desdichada). Ella debe ser Sukhi (afortunada).

Diferentes pasatiempos de Sankirtana

Caitanya Mahaprabhu llevó a cabo distintos y numerosos pasatiempos en la casa de Srivasa, hasta que un día Nityananda Prabhu llegó a Navadvipa dhama y se encontró con Sri Caitanya. En la compañía de Sri Nityananda Prabhu, Sri Caitanya Mahaprabhu comenzó a realizar diferentes pasatiempos de Sankirtana. Su sede principal de Sankirtana fue el Srivasa Angan. Sri Nityananda Prabhu mismo residió personalmente en el Srivasa Angan, y Sri Malini Devi, la esposa de Srivasa lo sirvió como si fuera su propio hijo. Nityananda Prabhu es Baladeva Mismo. Él solía realizar pasatiempos propios de un avadhuta. Estaba fijado en el plano de Krshna prema, siempre inundado con éxtasis divino. Nunca se vio afectado por ninguna consideración de la ornamentación corporal, por lo que era conocido como un avadhuta.

Un día, Sri Caitanya Mahaprabhu, junto con sus expansiones personales y eternos asociados, fue a la casa de Srivasa a realizar Sankirtana y a danzar. En ese momento el único hijo de Srivasa se vio afectado por una inusual enfermedad y murió. Dentro de las habitaciones de las damas, todas las mujeres lloraban y se lamentaban con fuertes sollozos. Srivasa Pandita, comprendiendo todo y consecuentemente entró en la habitación de las damas. Allí vio que su hijo había fallecido, regresando a la morada espiritual. Con la gravedad suprema, este gran conocedor de la verdad divina, consoló a las mujeres. “Todas ustedes conocen las glorias de Krshna,” dijo, “Por lo tanto, por favor no lloren. Revisen sus lágrimas. Incluso si un gran pecador escucha el santo nombre en el momento de la muerte alcanza la morada divina de Krshna. Este mismo Krshna, cuyas glorias son cantadas por sus sirvientes como Brahma y Shiva, está danzando entre ustedes. Es cierto por tanto que este niño ha regresado a la morada suprema del Señor. Porque entonces habría de haber alguna lamentación. Por qué habría de haber algún motivo de lamentación. Por el contrario, en este momento deberían honrar a este niño como alguien que fue bendecido con la suprema buena fortuna de alcanzar la meta última de la vida.”

“Es tan solo por la voluntad de Krshna que cada hoja de pasto se mueve”

En ese momento, Srivasa Thakura, después de dar diferentes instrucciones de la verdad divina a las mujeres, finalmente dijo, “Si no son capaces de ver los sentimientos de sus familiares y dejar de llorar ahora mismo, le daré buenas razones para llorar más tarde. En este momento, Sri Gaurasundara, el Señor de Gokula Mismo, está realizando sankirtana con sus devotos en mi casa. Si por sus lamentos perturban su felicidad por un momento, entonces, inmediatamente saltaré al Ganges y me ahogaré, abandonando mi vida”

“Es tan solo por la voluntad de Krshna que cada hoja de pasto se mueve. Nada pasa sin ser su voluntad. Independientemente de lo que piense que es bueno, malo, conocimiento o ignorancia es todo su voluntad. Deben saber que cualquier cosa que Krshna quiera es un bien divino, rechazar sus propios deseos es tan inútil como basura. El Señor Krshna da y quita. Krshna protege y nutre todo. Krshna da la vida y la quita de acuerdo a su voluntad. Según su voluntad todo vive o muere. Contradecir la voluntad de Dios sería un intento inútil que solo traería dolor. Por lo tanto, dejando sus lamentaciones, escuchen el santo nombre de Krshna; al hacer esto alcanzaran el más elevado éxtasis y llenaran por completo el deseo de su corazón.

Después de dar todas estas instrucciones

Después de dar todas estas instrucciones, Srivasa Thakura salió y regresó al gran kirtana de Sri Caitanya Mahaprabhu, donde el Señor estaba absorto en el canto del santo nombre de Krshna y en la danza. Dejando el recuerdo de su hijo muerto atrás, las mujeres escucharon el kirtana de Sri Caitanya Mahaprabhu. De esta manera, el kirtana continúo hasta la noche. El sankirtana poco a poco fue llegando a su fin y todos descansaron. En ese momento Sri Caitanya Mahaprabhu dijo, “Hoy siento en mi mente que un gran dolor a golpeado esta casa.” Srivasa Pandita dijo, “Oh mi Señor, ¿cómo podría haber algún dolor aquí? Has traído el más elevado deleite a este hogar con el dulce kirtana que emana de tu boca de loto.”

El Señor dijo, “Srivasa, ¿cómo es que no hubo ananda en el kirtana hoy? ¿Le ha sucedido algo inauspicioso a tu familia?” Srivasa dijo, “¡Oh mi Señor! Tú eres todo auspicioso. Mientras estés aquí, ¿cómo podría algo inauspicioso tomar lugar? Finalmente los devotos se enteraron que el único hijo de Srivasa Thakura había muerto.

Al escuchar esto, el Señor Gauranga grito, “¡Ay, ay! La idea de esta gran tragedia me produce un dolor peor que la muerte. ¿Por qué no me dijiste de este tan infortunado evento?” Srivasa Pandita dijo: “Escúchame, Oh Señor. No podía romper el fluir de tu rasa-kirtan. Un cuerpo muerto, oh Señor, ¿qué necesidad hay de dolor? Si todos en el universo hubieran muerto, aún así hubiera experimentado gran felicidad tan solo con verte. Si hubiera roto el flujo de tu kirtana y te hubiera interrumpido tu danza, hubiese sido peor que la muerte. Y por lo tanto, no quise perturbar tu kirtana, por miedo al gran desastre que hubiese tomado lugar como consecuencia de esta desagradable conversación.”

La profunda determinación en Srivasa Thakur

Al ver tan profunda determinación en Srivasa Thakura, Sri Caitanya Mahaprabhu comenzó a llorar y dijo, “No por saber sobre la lamentable muerte del hijo de Srivasa, sino que desconcertado por el éxtasis de Krshna-prema, ¿cómo podría renunciar a tal asociación?” Al escuchar estas palabras, todos meditaron profundamente dentro de sí mismos.

Después de esto, Mahaprabhu fue al lugar donde yacía el niño muerto y tocándolo dijo, “¡Oh niño! ¿Por qué renunciaste a Srivasa Pandita y te fuiste?” Con su toque, el niño regresó a la vida y ofreciendo sus reverencias a Sri Caitanya Mahaprabhu, el niño dijo, “¡Oh mi Señor! Eres el creador y destructor de todo. Tú das vida y la quitas. Eres el Supremo Señor de todo y nada sucede sin tu instrucción. Según tu deseo uno puede permanecer aquí y también decides cuando uno debe abandonar este lugar. Cuando tu sanción para nuestra corta estancia en la tierra es removida debemos continuar nuestro camino. Oh Señor, muchas veces he nacido y muchas veces he muerto. Sin embargo, esta vez es diferente. Esta vez he muerto mientras tomaba el darshana de tus hermoso pies de loto, por lo tanto he dejado este mundo con completa felicidad.”

Diciendo esto, después de satisfacer la interrogante de Sri Gauranga Mahaprabhu el niño permaneció en silencio. Al escuchar este discurso sin precedentes de la boca del niño muerto, todos quedaron atónitos, mientras los devotos flotaban en las olas del océano de bienaventuranza. De esta manera, observando los maravillosos pasatiempos de Sri Caitanya Mahaprabhu, Srivasa Pandita cayó ante los pies de loto del Señor, derramando lágrimas de éxtasis. Entonces Sri Caitanya Mahaprabhu dijo, “Nityananda y yo somos dos hermanos. Piensa siempre en esto y nunca experimentarás dolor por haber perdido a tu hijo. Nityananda y yo somos tus hijos. Entonces ¿por qué habrías de lamentarte?” Al escuchar estas palabras de misericordia, los devotos llenaron las cuatro direcciones con gritos de gozo. Sri Caitanya Mahaprabhu y Sri Nityananda Prabhu estaban en deuda con Srivasa a causa de su devoción y servicio. Esto demuestra el agradecimiento del Señor con Sus devotos.

 “Nunca habrá pobreza ni escasez alguna en tu casa.” 

Cuando Caitanya Mahaprabhu tomó sannyasa Srivasa Pandita regresó a Kumara Hatta y vivió allí. De vez en cuando él y su hermano iban a Jagannatha Puri a tomar el darshana de Mahaprabhu. Algunas veces iba a Navadvipa-Mayapura a ver a Sachidevi y se quedaba en su casa por unos cuantos días.

Cuando Caitanya Mahaprabhu regresó a Bengal de Jagannatha Puri después de cinco años de haber tomado sannyasa, tomó el darshana de Sachimata y el Ganges e iría por Kumarhatta a visitar la casa de Srivasa Thakura. El Caitanya Bhagavata dice, “después de quedarse por algunos días en la casa de Advaita, Sri Caitanya Mahaprabhu visitó la casa y el templo de Srivasa. Sri Caitanya Mahaprabhu dio a Srivasa una bendición, diciendo, “nunca habrá pobreza ni escasez alguna en tu casa.” Srivasa Pandita junto con sus tres hermanos siempre sirvieron a Sri Caitanya Mahaprabhu con gran felicidad. Srivasa Pandita es el avatara de Narada Muni. Él es un constante asociado del Señor y juega un papel en todos los pasatiempos importantes del Señor.


 

 

Leave a Comment