Sus Vidas y Sus Obras

Ramachandra Kaviraja

Ramachandra Kaviraja

 

Srila Narottama dasa Thakura ha cantado: “daya koro sri acarya prabhu srinivasa, ramacandra sanga mage narottama dasa—Oh Srinivasa acarya Prabhu, por favor ten misericordia de mí; Narottama dasa siempre ora por la asociación de Ramacandra Kaviraja.”

Sri Ramacandra Kaviraja era uno de los asociados internos de Narottama Thakura, ambos eran prácticamente inseparables. Sri Ramacandra Kaviraja había obtenido la misericordia total y bendiciones de Srinivasa acarya. El nombre del padre de Sri Ramacandra Kaviraja era Ciranjiva Sena, el nombre de su madre Sri Sunanda. Al principio, Sri Ciranjiva Sen vivió en Kumara Nagara. Después de casarse con la hija del poeta Sri Damodara Kavi, se trasladó al pueblo de Sri Khanda. Ciranjiva Sen era un Mahabhagavata, uno de los más grandes devotos del Señor. Todos los devotos de Sri Khanda, encabezados por Narahari Sarakara Thakura sentían gran afecto y respeto por Ciranjiva.

Ciranjiva es mencionado en el Caitanya-Caritamrta por Krshna dasa Kaviraja Goswami como sigue (CC Madhya 11.92): “Gopinatha acarya continuó para señalar a los devotos [a Prataparudra Maharaja]. ‘Aquí está Suklambara. Mira, este es Sridhara. Él es Vijaya y él Vallabha Sena. Él es Purusottama y él Sanjaya. Y aquí están todos los residentes de Kulina-grama, tales como Satyaraja Khan y Ramananda. De hecho, todos ellos están aquí presentes. Por favor mira, aquí está Mukunda dasa, Narahari, Sri Raghunandana, Ciranjiva y Sulocana, todos los residentes de Khanda. ¿Cuántos nombres podré mencionarte? Todos los devotos que ves aquí son asociados de Sri Caitanya Mahaprabhu, quien es tu vida y alma.’ El Rey dijo, ‘Al ver a todos estos devotos, estoy muy asombrado, ya que nunca he visto semejante resplandor. Ciertamente su refulgencia es como la de un millón de soles. Tampoco había escuchado un canto de los nombres del Señor tan melodioso.’”

Mukunda dasa, Narahari, Sri Raghunandana y Ciranjiva vivieron en Khanda.

Acostumbraban a ir a Jagannatha Puri cada año

Era como si ellos fueran uno solo, ya que su objetivo en la vida era el mismo. Cada año en la fecha del festival de Ratha-yatra acostumbraban a ir a Jagannatha Puri dhama a tomar el darsan de los sagrados pies de Sri Caitanya Mahaprabhu, para tomar parte en el kirtana y llevar a cabo su maravillosa danza y canto.

Ciranjiva Sen nació en una familia vaidya, es decir, dentro de una casta de médicos. Sus dos hijos fueron Sri Ramacandra y Sri Govinda, quienes fueron grandes joyas. Ambos alcanzaron la misericordia de Srinivasa acaraya Prabhu, tras lo cual fueron a vivir a Teliya-budhari-grama. Budhari-grama se encuentra en el distrito de Mursidabad.

Sus Hermosas Cualidades

Ramacandra Kaviraja fue especialmente entusiasta, ferviente, perseverante, energético, inteligente y hermoso. Su abuelo materno era Sri Damodara Kaviraja, quien era famoso como un gran poeta. Solía instruir a las personas en la filosofía de los saktas. También fue iniciado en el sendero del dharma seguido por los saktas.

Después de la muerte de su padre, Ciranjiva, Sri Ramacandra y Sri Govinda fueron a vivir al lugar de su abuelo Damodara Kaviraja. Debido a que vivían con su académico abuelo, que era seguidor de sakta-ismo, ellos también se infectaron con esta filosofía anti-devocional, a pesar que su padre había sido un gran devoto mahabhagavata y asociado personal de Sri Caitanya Mahaprabhu. Ramacandra Sen se conviritó en un médico y gradualmente también se hizo famoso como un gran poeta.

La Lectura del Srimad Bhagavatam

Un día, Ramacandra Kaviraja estaba en el sendero a Yajigrama, camino a la casa de su boda. En ese momento, Srinivasa acarya pasaba por el camino, acompañado por sus seguidores.

Shrinivasa Acharaya estaba en su casa enYajigrama, donde muchos devotos se habían reunido para escuchar su lectura del Srimad-Bhagavatam. En ese momento, Ramachandra Kaviraja era el hijo de Chiranjiva Sen (uno de los asociados eternos de Mahaprabhu) pasaba por la casa de Srinivasa Acharya. Él acababa de casarse y junto a su nueva esposa regresaban de la boda.

Desde lejos, Srinivasa Acharya vio a Ramachandra Kaviraja y Ramachandra Kaviraja también vio a Srinivasa Acharya. Al verse el uno al otro a la distancia, un profundo sentimiento de amistad surgió en el corazón de aquellos dos devotos eternamente perfectos de Sri Gauranga. Al verse el uno al otro se sintieron ansiosos por conocerse. Srinivasa Acharya preguntó sobre Ramachandra Kaviraja a los habitates locales, quienes le respondieron que él era un gran pandita llamado Ramacandra, un poeta erudito y médico experto descendiente de una familia de médicos y eruditos. Al escuchar todo esto, Srinivasa acarya sonrió, pues se sintió muy complacido.

Ofreciéndoles Postradas Reverencias

Ramachandra Kaviraja había escuchado sobre Srinivasa Acharya y estaba sumamente ansioso por recibir su darsana. De esta forma, finalmente fue a la casa de Srinivasa acarya junto a su nueva esposa donde fue presentado por algunos de los habitantes locales. El día transcurrió rápidamente en discusiones de Hari-katha. Pasaron la noche en el lugar donde habían estado desde su llegada a Yajigrama, en la casa de un brahmana cerca de la casa de Srinivasa Acharya, y a la mañana siguiente fue donde Srinivasa Acharya y cayó ante sus pies ofreciéndole postradas reverencias.

El Acharya le pidió a Ramachandra Kaviraja levantarse del suelo, y afectuosamente lo abrazó diciendo, “Vida tras vida has sido mi amigo. El destino nos ha reunido nuevamente hoy arreglando nuestro encuentro.” Ambos sintieron gran felicidad como resultado de su encuentro. Al ver que Ramacandra tenía una aguda y profunda sabiduría e inteligencia trascendental, Srinivasa se sintió sumamente contento. Comenzó a hacer que escuchara las escrituras de los Goswamis. Los modales puros de Ramacandra, los cuales siempre estaban acorde con las escrituras, complacieron en gran manera a Srinivasa acarya y después de unos cuantos días el Acharya lo inició en el divino mantra de Radha-Krshna.

Después de algunos días, Ramacandra Kaviraja partió de Yajigrama y regresó a su pueblo. En ese tiempo los saktas locales se sintieron envidiosos de él al ver que había sido iniciado en la fe Vaisnava. Ramacandra Kaviraja siempre marcaba su cuerpo con las doce marcas de tilaka de un devoto y siempre cantaba el santo nombre de Hari.

Lo Confrontaron

Un día, después de haber tomado su baño en el Ganges, cuando Ramacandra Kaviraja iba camino a su casa cuando los saktas lo confrontaron diciendo, “¡Kaviraja! ¿Por qué no adoras a Siva? Tu abuelo Damodara Kaviraja era un gran de devoto de Siva, ¿por qué has abandonado su adoración?”

Ramacandra dijo:

Ramacandra dijo: “Tanto Siva como Brahma son guna-avataras, encarnaciones cualitativas del Señor, pero Krshna es la raíz de todos los avataras, de todas las encarnaciones. Simplemente con adorar a Krshna todas las adoraciones son realizadas, al igual que al regar la raíz de un árbol, todas las hojas y ramas son nutridas automáticamente. Prahlada, Dhruva, Vibhisana y otros que eran queridos devotos de Krshna son siempre glorificados por Brahma y Siva. Por otro lado Ravana, Kumbhakarna, Vanasura, y otros que fueron envidiosos de Krshna, se dedicaban exclusivamente a Siva, pero debido a eran envidiosos de Krshna, Siva mismo observó su destrucción.

“Cuando Brahma crea el universo, ora a Visnu para tener éxito en la creación. Siva también se rinde al Señor Visnu llevando sobre su cabeza el Ganges, el agua que ha lavado los pies de loto de Visnnu y que ha santificado los tres mundos.”

Al escuchar esto

Al escuchar todo esto, los smarta brahmanas, los adoradores materialistas de Siva conocidos como los saktas, quedaron sin habla.

Gradualmente, Ramacandra Kaviraja anheló más ir a Vrndavana y tomar el darsana de los sagrados pies de los Goswamis de allí. Después de recibir permiso y las bendiciones de varios Vaisnavas en Bengal, incluyendo a Sri Raghunandana Thakura, se encaminó hacia Vrndavana en un auspicioso día. En el camino a Vrndavana, visitó Gaya, Kasi, Prayaga, así como muchos otros lugares sagrados y finalmente llegó a Mathura. Allí se baño en el Yamuna en el Visrama ghata, y después de tomar un baño, descansó por algún tiempo. Más tarde tomó el darsana de la deidad de adi Kesava en el lugar de nacimiento de Sri Krshna y luego continuó su camino a Vrndavana.

Al llegar allí

En ese momento, Srinivasa acarya estaba en Vrndavana. Al llegar allí, Ramacandra Kaviraja ofreció sus reverencias a los pies de loto de Sri Jiva Goswami y Srinivasa acarya y les dio las auspiciosas noticias a los devotos allí presentes sobre los devotos en Bengal. Por la orden de Jiva Goswami, Ramacandra Kaviraja fue a visitar las tres deidades principales de Vrndavana: Sri Madana-Mohan, Sri Govinda, y Sri Gopinatha, así como el memorial santuario o samadhi de Sanatana Goswami. También tomó el darsana de los sagrados pies de los Goswamis principales que residían en Vrndavana incluyendo a Sri Lokanatha Goswami, Sri Gopala Bhatta Goswami, y Sri Bhugarbha Goswami. Al ver la maravillosa habilidad de Ramacandra para componer hermosos versos glorificando a Sri Krshna, le dieron el título “Kaviraja,” en reconocimiento a su erudición.

Imploró sus bendiciones

Después de estar en Vrndavana por algún tiempo bajo la guía de aquellas grandes almas y visitar los importantes lugares sagrados, los Goswamis le ordenaron a Ramacandra regresar a Bengal. Al llegar a Bengal, pasó por Sri Khanda, Yajigrama, Khadadaha, Ambika Kalna, y otros famosos centros Vaisnava, después llegó a Navadwipa, donde visitó Mayapura. De allí se traslado a la antigua casa de Jagannatha Misra, donde encontró al sirviente de la antigua familia de Mahaprabhu , Ishan Thakura. Después de presentarse, tomó el polvo de los sagrados pies de Ishan e imploró por sus bendiciones, las cuales recibió. Ramacandra Kaviraja era extremadamente querido para Srinivasa Acarya y por esta razón Narottama Thakura consideró a Ramacandra Kaviraja como su vida y alma. Una discusión sobre sus pasatiempos juntos es encontrada en el capítulo de Narottama dasa Thakura.

Liberó a muchos pecadores

Sri Ramacandra Kaviraja liberó muchos pecadores y no creyentes hacía una vida auspiciosa como resultado de su misericordia. En el festival en Kheturi-grama, fue uno de los líderes. Por la orden de Narottama dasa Thakura y Srinivasa acarya él fue nuevamente a Vrndavana. Cuando llegó allí encontró que la mayoría de los Goswamis habían fallecido. Cuando se enteró que tales grandes almas habían fallecido, su corazón se sintió sumamente apenado. Después de algunos días en Vrndavana, sintiendo el dolor de la separación de esta forma, mientras meditaba profundamente en los pies de loto de Sri Radha y Govinda, entró en los pasatiempos eternos de Vrndavana. El día de su desaparición es en el tercer día de la luna oscura en el mes de Pausa.

El discípulo de Sri Ramacandra Kaviraja era Sri Harinama acarya. Ramacandra Kaviraja compuso muchos bellos versos en glorificación de Sri Gauranga. La siguiente canción es un ejemplo de una de las muchas oraciones compuestas por Sri Ramacandra Kaviraja. En la canción, él glorifica la inconcebible misericordia trascendental del Señor Sri Krshna Caitanya Mahaprabhu, quién descendió para salvar a todas las almas en la densa oscuridad de la era de kali; aquí también expresa su profunda humildad Vaisnava, lamentándose por no ser capaz de saborear ni siquiera una gota de la misericordia del Señor.

Canción por Ramacandra Kaviraja

dekha dekha are bhai gauranga canda parakasa

purnimara canda yena udita akasa

simharasi paurnamasi gaura avatara

chadala yuger bhara dharani nistara

mahitale achaye yateka jivatapa

harala sakala pahun nijahi pratapa

kaliyuge tapa-japa nahi kona tantra

prakasila mahapratu hare-Krshna mantra

premera vadara kari bharila samsara

pataki naraki saba paila nistara

andha avadhi yata kare parakasa

bindu na padila mukhe ramacandra dasa.

“¡Sólo miren! Sólo miren hermanos como Sri Gauranga ha surgido como una luna dorada. Así como la luna llena ha aparecido en el cielo, otra luna llena surgió en la forma de de Gaura avatara, tan solo para liberarnos de esta oscura era de ignorancia.

Su misericordia aleja todo sufrimiento

Su misericordia aleja todo sufrimiento de las almas jiva. Japa, mantras, austeridades y otros rituales son inútiles para la purificación de la era de Kali. El único medio de liberación es el mantra Hare Krshna. Mahaprabhu es tan benévolo que ha manifestado el néctar del Santo Nombre para que estas almas en esta era oscura pueda ser liberadas del ciclo de repetidos nacimientos y muertes y de una vida infernal en los sistemas planetarios inferiores y por el contrario poder experimentar el amor divino.

No importa que uno sea ciego o tonto; todos pueden ahogarse en esta inundación. De esta forma, Caitanya Mahaprabhu ha sumergido a todos en amor por Dios, sin embargo, Ramacandra dasa es tan desafortunado que ni siquiera pudo saborear una gota de ese néctar.

 

Leave a Comment