Sus Vidas y Sus Obras

Srinivasa Acarya

Srinivasa  Acarya

El nombre del padre de Srinivasa era Sri Gangadhara Bhattacharya. Luego fue conocido como Caitanya Das. El nombre de su esposa era Sri Laksmipriya y vivió en las riberas del Ganges en un pueblo llamado Chakhandi Gram.

Cuando Sri Gaurasundara terminó su Navadvipa lila fue al ashram de Keshava Bharati a aceptar sannyasa, las noticias de su conversación fueron proclamadas a lo largo y ancho. Desde todos los alrededores, miles y miles de personas fueron a ver el sannyasa de Sri Caitanya Mahaprabhu. En ese momento, llegó Gangadhara de Chakhandi Gram. Cuando Sri Nimai Pandita estaba a punto de rapar su hermoso cabello, todos los devotos comenzaron a derramar diluvios de lágrimas. El barbero no era capaz de cortar el cabello del Señor. Sus ojos se llenaron con lágrimas, bloqueando su vista. Mahaprabhu le pidió usar la navaja de afeitar el cabello. Después de un tiempo, Sri Madhu, el barbero, rasuró el hermoso cabello de la cabeza del Señor. Finalmente el barbero gritó con angustia, “¡Que miseria he causado! ¿Qué he hecho?” y cayó inconsciente en el piso. Un gran escándalo de llantos y lamentos llenó las cuatro direcciones. ¿Quién podría consolarlos? Qué lamentable espectáculo. Hombres y mujeres eran incapaces de hablar y al ver este doloroso acontecimiento, las aves en los árboles también guardaron silencio.

El único sonido que salía de sus labios

Sri Gangadhara Bhattacharya impactado, se desmayó al ver esta escena. Cuando le levantó, la locura invadió su ser. El único sonido que salía de sus labios era “Sri Krshna Caitanya, Sri Krshna Caitanya.” Regresó a Chakhandi Gram, pero como un loco, sólo seguía cantando en voz baja Sri Krshna Caitanya, Sri Krshna Caitanya, una y otra vez. Su casta y leal esposa al escuchar del sannyasa de Mahaprabhu comenzó a derramar diluvios de lágrimas. Todos los brahmanas junto a sus esposas pasaron sus días llorando en gran agonía. De esta forma, las personas de Nadia dieron a Gangadhara Bhattacharya el nombre de “Caitanya das.” Con el fin de tomar el darshan de los pies de loto de Sri Caitanya Mahaprabhu, Caitanya Das fue junto a su esposa a Jagannatha Puri.

Cuando Caitanya Das finalmente llegó a Jagannatha Puri después de un largo viaje, recibió el darshan de los sagrados pies de Sri Caitanya, Caitanya Das y su esposa, lloraron lágrimas de gozo, cayeron ante el Señor y ofrecieron sus respetos. Sri Caitanya los llamó a su lado y los bendijo con Su mirada misericordiosa, diciendo las siguientes palabras: “Jagannatha está encantado de que hayan venido, vayan a tomar su dardhan. El Señor de ojos de loto está listo para satisfacer el deseo más profundo de su corazón. El Señor es supremamente misericordioso. Con el fin de recibir su misericordia, han recorrido un largo camino y el quiere satisfacer el deseo de sus corazones. Vayan ahora y tomen el darshan del Señor Jagannatha.”

Siendo el Paramatma en el corazón de todos

Sri Caitanya Dasa y su esposa fueron a tomar el darshan de Jagannatha. El sirviente personal de Señor, Govinda, fue con ellos. El buen brahman y brahmani, al ver al Señor Jagannatha lloraron lágrimas de prema y ofrecieron muchas oraciones e himnos de las escrituras al Señor. Después siguieron las instrucciones recibidas por el Señor sobre donde alojarse y así, fueron al lugar provisto para su estadía. Durante algunos días, Sri Caitanya Das alegremente permaneció en Jagannatha Puri.

Un día, siendo el Paramatma en el corazón de todos y por consiguiente con conocimiento de todo, Sri Caitanya Mahaprabhu dijo a su sirviente, “¡Govinda! El deseado hijo de este brahmana y su esposa pronto aparecerá. Srinivasa será su nombre y será un niño muy hermoso. A través de Sri Rupa y Sanatana manifestaré los bhakti-shastras. A través de Srinivas, todas estas shastras serán distribuidas. Permite que este brahmana y su esposa rápidamente regresen a Gauda Desh.”Recibiendo las auspiciosas bendiciones de Sri Caitanya Mahaprabhu con gran éxtasis, Sri Caitanya das regresó a Gauda Desh. Pronto, en el vientre de la esposa brahmana de Caitanya Das, un niño fue concebido, quien encarnó la misericordiosa potencia del Señor. El nombre del padre de Laksmipriya era Balaram Vipra. Él era un pandita y astrólogo experto en los Jyoti Shastras y pudo comprender que del vientre de Lakshmipriya una gran alma, un mahapurush, pronto tomaría nacimiento. El Bhakti Ratnakara registra que “En el día de la luna llena del mes de Vaishakha, en la constelación o naksatra de Rohini, cuando todas las estrellas estaban alineadas en una auspiciosa forma, Lakshmipriya dio a luz a un hijo.” El brillo corporal del niño era tan brillante como el oro fundido. Tenía una nariz larga, sus ojos se extendían hasta sus orejas, un pecho amplio y manos que se extendían hasta sus rodillas. De esta forma, parecía manifestar todos los síntomas corporales de un mahapurush o gran alma.

Cuando era niño

Sri Caitanya Das ofreció el niño a los pies de loto de Sri Caitanya Mahaprabhu. Al comenzar la celebración del nacimiento de su hijo, dieron profusamente caridad a los brahmanas y a sus esposas. Todos los brahmanas y sus esposas tuvieron el gran placer de cargar al recién nacido. Finalmente Lakshmipriya tomó al niño en sus regazos y comenzó el Gaura-nam kirtana. Ellos enseñaron al niño a cantar el nombre de Gauranga. De la misma forma que la luna crece de un cuarto creciente a su forma completa y brillante, así el niño poco a poco creció y se volvió más brillante cada día. Con el tiempo, llegó la ceremonia de cortar su cabello, así como la ceremonia del cordón sagrado. Desde esta ocasión, fue a Sri Dhananjaya Vidyavacaspati donde comenzó a estudiar gramática, poesía, retórica y shastra. En poco tiempo se volvió muy letrado en los diferentes temas enseñados y su visión en las escrituras reveladas fue extraordinaria.

Cuando era niño, Srinivasa recibió la gracia de Sri Govinda Ghosh Thakura y Narahari Sarakara Thakura. Después de un tiempo, el padre de Srinivasa murió. Srinivasa, con la desaparición de su padre fue devastado por el dolor. Todos los devotos hicieron lo posible para tranquilizarlo, sin embargo, no halló consuelo debido a la pérdida de su padre. Su desconsuelo era tal, que no permitía que ningún alimento ni bebida pasara por sus labios, ayunando así, durante algún tiempo.

Despidiéndose de todos los devotos, Srinivasa y su madre partieron de Chakhandi Gram y después de algunos días llegaron a Yajigram a la casa de Sri Balaram Vipra, el abuelo materno de Srinivasa. Al escuchar sobre el traslado de Srinivasa a Yajigram los santos del lugar se alegraron mucho. Al ver la profunda erudición y bhakti-prema de Srinivasa todos los panditas y brahmanas en Yajigrama se sorprendieron. Sin embargo, el anhelo en el corazón de Srinivasa no estaba satisfecho. Él tan solo pensaba día y noche en ver los pies de loto de Sri Caitanya. Así, fue creciendo, ansioso por ir a Jagannatha Puri.

Cayó a los pies de Narahari lleno de éxtasis

Con el fin de tomar el darshan de de los sagrados pies de Sri Narahari Sarakara Thakura, Srinivasa fue a Sri Khanda. Al llegar al lugar cayó a los pies de Narahari lleno de éxtasis de amor por Dios y comenzó a rodar por el suelo con su voz ahogada por la emoción. Al ver su maravilloso amor por Krshna, Narahari lo abrazó. Srinivasa estaba absorto en el recuerdo del santo nombre de Sri Gauranga mientras lloraba lágrimas de gozo. Luego hizo de su conocimiento a Narahari sobre su aspiración de ir a Jagannatha Puri a ver los sagrados lugares del lila de Sri Gauranga. Sri Narahari Sarakara Thakura, Raghunandana Thakura, y otros devotos que estaban allí, al escuchar su propuesta se alegraron mucho y dijeron, “Debes esperar aquí por algunos días más. Pronto muchos de los devotos de Bengal irán a Puri. En ese momento podrás ir con su asociación.

Srinivasa abandonó Sri Khanda y regresó a Yajigram, donde dijo a su madre sobre sus planes de hacer un largo viaje a Jagannatha Puri con los devotos. Al escuchar los deseos de su hijo y al ver que la decisión estaba tomada, le dio sus bendiciones. Unos pocos días después partió hacia Puri en la compañía de los devotos de Bengal. Completamente inundado con gozo en su interior, llegó a Jagannatha Puri por la tarde. Esa noche se hospedaron en la casa de un panda que vivía cerca de las puertas de simhadvara. A la mañana siguiente fue a la casa de Gadadhara Pandita. Al ver al Pandita, Srinivasa cayó en el suelo ante sus pies de loto con lágrimas en sus ojos. Gadadhara Pandita afectuosamente se afianzó de él y lo abrazó. Mientras Srinivasa era abrazado por Sri Gadadhara Pandita, lloró en separación de Sri Gauranga.

La energía del Señor

Después de estar en la casa de Gadadhara Pandita por un día, Srinivasa fue a tomar el darshan de Ramananda Raya, Sarvabhauma Bhattacharya, Vakreshvara Pandita, Paramananda Puri, Shikhi Mahiti, Govinda, Shankara, y Gopinatha Acharya, así como muchos otros asociados eternos de Sri Caitanya Mahaprabhu. Al ver a Srinivasa, todos los devotos se alegraron mucho. Al ver Gaura-prema sin precedentes de Srinivasa los devotos pudieron comprender que él era Gaura-shakti, la energía del Señor. Ellos pudieron comprender que a través de él el mensaje de Sri Caitanya y las diversas escrituras serían predicadas. Con conocimiento de esto, todos los devotos internos de Sri Caitanya dieron varias instrucciones importantes a Srinivasa. En unos pocos días, después de haber visto todos los importantes lugares sagrados de los pasatiempos de Sri Caitanya en Jagannatha Puri se despidió de todos los devotos con el fin de regresar a Bengal. Un momento después de emprender su viaje, escuchó que Sri Gadadhara Pandita había desaparecido. Srinivasa se ahogó en el océano de la separación y comenzó a llorar y lamentarse dolorosamente. Esa noche, Sri Gadadhara Pandita lo visitó en un sueño y lo tranquilizó. Después de esto, una vez más Srinivasa partió rumbo a Bengal. En el camino escuchó que Sri Advaita Acarya y Sri Nityananda Prabhu habían desaparecido. Srinivasa Acarya cayó aturdido en el camino. Allí pasó la noche, humedeciendo la tierra con sus lágrimas de tristeza por la separación. Esa noche, debido su misericordia sin causa, Sri Nityananda y Sri Advaita aparecieron a Srinivasa en un sueño y lo tranquilizaron. Así gradualmente Srinivasa llegó a Bengal.

Srinivasa ofreció sus reverencias

Primero fue a Sri Khanda, donde ofreció sus reverencias a los sagrados pies de Sri Narahari Sarakara, Raghunandana Thakura y los otros devotos. Después de recibir sus bendiciones fue a Sri Mayapur en Navadvipa. Al ver la sagrada tierra del nacimiento de Sri Caitanya, Srinivasa cayó al suelo con su voz ahogada en éxtasis. En la casa de Sriman Mahaprabhu encontró a Vamshivadana Thakura. Srinivasa ofreció sus reverencias a los pies de loto de Vamshivadana. Cuando supo quien era Vamshivadana Thakura, se alegró mucho. Srinivasa gritó en alta voz el nombre de Sri Caitanya. Srinivasa imploró recibir el darshan de los pies de loto Sri Vishnupriya devi. En esa ocasión, Sri Vishnupriya no le dio su darshan. Después que Vamshivadana Thakura informó a Sri Vishnupriya del intenso deseo de Srinivasa de tener su darshan y le pidió una y otra vez encontrarse con él, ella dio su consentimientos y según su orden Vamshivadana Thakura llevó a Srinivasa donde ella.

Sus Bendiciones

Al verla, Srinivasa cayó al suelo con lágrimas de prema, ofreciendo postradas reverencias. Sri Vishnupriya Thakurani dio sus bendiciones a Srinivasa y le pidió que se quedara y tomara prasada.

Debido a la separación de Sri Gauranga, Sri Vishnupriya Thakurani se había vuelto delgada como la luna menguante de Krshna Caturdashi, cuando la delgada luna menguante es apenas perceptible antes de convertirse en luna nueva. Día tras día solía apartar un grano de arroz por cada rosario del Hare Krshna mantra que cantaba. Al final del día cocinaba el arroz que había apartado y lo ofrecía a su deidad de Mahaprabhu. Luego aceptaba apenas lo suficiente para mantener su cuerpo y alma. En Navadvipa, Srinivasa tomó el darshan de muchos Vaisnavas incluyendo a Sri Murari gupta, Srivasa Pandita, Damodara Pandita, Shri Sanjaya, Shuklambara Brahmachari y Gadadhara Das.

Tomó el darshan de los sagrados pies de Sri Sita Thakurani

Después de estar por algunos días en Navadvipa dham, fue a Santipuraa la casa de Sri Advaita Acharya y tomó el darshan de los sagrados pies de Sri Sita Thakurani, la esposa eterna de Sri Advaita Acarya. Sita Thakurani, debido a la separación de Sri Caitanya Mahaprabhu, apenas mantenía su cuerpo y alma juntos. Ella dio sus bendiciones a Srinivasa. Srinivasa visitó muchos otros devotos en Santipuray les ofreció sus respetos y oraciones. Luego se trasladó a Khadadoha.

En Khadadoha, en la casa de Sri Nityananda Prabhu, se alojaba Sri Parameshvari Thakura. Él llevó a Srinivasa ante Sri Vasudha y Sri Jahnava, las esposas de Nityananda y Sri Birchandra, el hijo de Nityananda. Srinivasa, con lágrimas de prema en sus ojos ofreció sus dandavats ante estas grandes almas y mientras él hacia esto Sri Jahnava colocó sus pies de loto sobre su cabeza y lo bendijo con el polvo de sus pies de loto. Todos eran muy cariñosos con Srinivasa. De esta forma, permaneció en Khodadoha por unos días. Finalmente Sri Jahnava Mata le ordenó ir a Vrindavana Dham. Colocando esta orden sobre su cabeza visitó Khanakula, donde fue a la casa de Abhirama Gopala. Después de ofrecer sus respetos a Abhiram Gopal Thakura, Abhiram Gopal le dio tres latigazos con el látigo llamado Jaya-mangal, o “Victoria de lo auspicioso.” Su esposa, Sri Malini Devi se indignó y le prohibió continuar, llena de compasión por Srinivasa. Sostuvo la mano de su esposo y lo forzó a dejar de golpear a Srinivasa. Al ser azotado por el látigo trascendental de un devoto puro, el cuerpo de Srinivasa se inundó con el éxtasis de Krshna prema. Srinivasa humildemente ofreció sus oraciones a Abhiram Gopala y le pidió sus bendiciones para regresar a Sri Khanda.

En Sri Khanda, al ver a Narahari Sarakara Thakura y Raghunandana Thakura, Shrinivasa se sintió muy feliz. Finalmente regresó a casa en Yajigrama y cuando llegó a su hogar ofreció sus respetos a los pies de loto de su madre. Luego le contó sobre las órdenes que había recibido de Sri Jahanava Devi de ir a Vrindavana e implorar sus bendiciones para ir. Su madre le dio sus bendiciones con gran placer y así, Srinivasa pronto partió a Vrindavana. En el camino se detuvo en Gaya y tomó el darshan de los pies de loto de la deidad de Vishnu, en el lugar donde Mahaprabhu se encontró con Ishavara Puri y tomó iniciación de él.

Nadaba en un océano de éxtasis

Después de alojarse en Gaya por dos o tres días, llegó a Kashi a la casa de Chandrashekhara. También se encontró con muchos otros devotos allí. Escuchando directamente de Tapana Mishra y Chandrashekara sobre los diferentes pasatiempos que Mahaprabhu había realizado mientras en Kashi, Srinivasa nadaba en un océano de néctar. Después de unos pocos días partió de Kashi.

Pronto llegó a Mathura, donde tomó un baño en Vishrama Ghat. Fue en este Vishrama Ghata donde Sri Krshna descansó después de matar al demoniaco Rey Kamsa, por esta razón es conocido como Vishrama Ghata o el “lugar de descanso.” Srinivasa visitó el sagrado lugar de nacimiento de Krshna y tomó el darshan de la Deidad de Adikeshava y luego regresó hacia Vrindavana. Camino a Vrindavana se encontró con muchos brahmana residentes deVrindavana que le dijeron que Raghunatha Bhatta Goswami y los otros grandes devotos acababan de fallecer. Al escuchar esto, se afligió en gran manera. Comenzó a llorar y cayó al suelo en la agonía de la separación. Los brahmanas que estaban con él lo llevaron al lugar donde estaba Srila Jiva Gosvami, quien ya había escuchado de Srinivasa. Srinivasa ofreció sus respetos a los pies de loto de Sri Jiva Gosvami, quien seguidamente lo abrazó con gran afecto. Después de esto, ambos tenían mucho que decirse el uno al otro. Srila Jiva Gosvami que era de Bengal quiso escuchar las noticias sobre el bienestar de de los diferentes Gaudiya Vaisnavas y después que conversaron por un tiempo, Jiva Gosvami hizo los arreglos para que recibiera prasada y un lugar para hospedarse.

Srinivasa tomó prasadam junto con Jiva Goswami

Ese día, Krshna Pandita, el sirviente de la Deidad de Govinda, llevó prasada a Srinivasa y Srinivasa tomó el prasada junto con Jiva Gosvami. Fue en la tarde del día de luna llena del mes Vaishakha que Srinivasa llegó a Vrindavana al lugar donde se encontraba Jiva Goswami. A la mañana siguiente fue junto con Jiva Gosvami y tomó el darshan de las Deidades Radha Raman. También vieron a Gopal Bhatta Gosvami. Gopal Bhatta Gosvami estaba muy contento de ver a Srinivasa. Srinivasa ofreció sus respetos a los pies de loto de Gopal Bhatta Gosvami con gran humildad y le imploró lo iniciara en el divino mantra. Gopal Bhatta Gosvami con gran alegría aceptó iniciarlo. Al día siguiente, en el templo de Sri Radha-Raman, Sri Gopal Bhatta Gosvami dio mantra diksha a Srinivasa. El día después de su iniciación, Srinivasa fue enviado donde Raghunatha Das Gosvami. Felizmente, Srinivasa fue al Radha-kunda donde Raghunatha Das Gosvami solía estar. Allí encontró a Krshna das Kaviraj Gosvami, Raghava Pandita y muchos otros grandes devotos a quienes les ofreció sus respetos. Durante tres días estuvo en el Radha-kunda donde recibió muchas instrucciones sobre el bhajan de esas grandes almas. Después de recibir las bendiciones de todos los devotos en el Radha-kunda, Srinivasa una vez más regresó a Vrindavan a refugiarse de los pies de loto de Sri Jiva Gosvami.

Finalmente. Sri Jiva Gosvami enseñó el Srimad bhagavatam y las escrituras de los Gosvamis a Srinivasa. En poco Srinivasa se sabía de memoria todos los siddhantas de la literatura de los Gosvamis. Debido a su pericia en filosofía, Jiva Gosvami le dio el título “Acharya.” Desde ese día se hizo famoso entre la Gaudiya Vaisnavas como Srinivasa Acharya.

Después de peregrinar por doce bosques de Vrindavan durante algún tiempo

Srinivasa Acharya había escuchado previamente sobre Narottama Thakura, pero en el ashram de Jiva Gosvami lo conoció en persona. Desde la vez de su primer encuentro, Srinivasa y Narottama se volvieron amigos para toda la vida. Jiva Gosvami ordenó a ambos peregrinar en el bosque de Vrindavana junto con Raghava Gosvami. Siguiendo la orden de su guru emprendieron un recorrido por los bosques de Vrindavan. Sri Raghava Pandita era un brahmana del Sur de la India, era un devoto exclusivo de Sri Gaurasundara y fue muy querido para Él. Srimad Kavi Karnapura escribió en su Gaura Ganodesha Dipika: “Esa persona que una vez fue la querida amiga gopi de Radharani y cuyo nombre era Champakalata más tarde apareció como Sri Raghava Gosvami y vivió en Govardhan donde adoró a la deidad de Giridhari en gran éxtasis.

Sri Narahari Chakravarti dedicó cinco capítulos de su Bhakti-ratnakara a discutir con gran detalle como Srinivasa y Narottama junto con Raghava Gosvami peregrinaron a través de 64 kroshas de Mathura Mandala.

Después de peregrinar por doce bosques de Vrindavan durante algún tiempo, ellos nuevamente regresaron donde Jiva Gosvami. En ese momento, Duhkhi Krshna Das, (Syamananda Prabhu) acababa de llegar de Gauda-desha. Sri Jiva Gosvami al verlo se alegrómucho. Dukhi Krshnadas era el querido discípulo de Sri Hridaya Caitanya Prabhu. Sri Hriday Caitanya Prabhu mismo había enviado a Dukhi Krshna Das a estudiar en la escuela de Jiva Gosvami. Jiva Gosvami le preguntó sobre las noticias de de los devotos en Bengal y en Utkala, preguntando por el bienestar de todos y cada uno de ellos.

Tomaron la desición

Después de esto, Dukhi Krshna Das fue presentado a Srinivasa y Narottama. Los tres estaban decorados con todas las buenas cualidades y pronto comenzaron una amistad que consolidarían por el resto de sus vidas. Los tres cultivaron una profunda compresión de las escrituras de los Gosvamis, estudiándolas a los pies de loto de Srila Jiva Gosvami. De esta forma, permanecieron con Rupa Gosvami quien enseñó todo a sus fieles y queridos discípulos, hasta que tuvieron entendimiento de todo esto.

En ese momento, los Gosvamis de Vrindavan tomaron la decisión de enviar a Narottama, Srinivasa, y Syamananda a Bengal para llevar las escrituras de los Gosvamis y predicar. Los tres eran extremadamente renunciantes y sumamente eruditos en las conclusiones de las escrituras de bhakti-rasa. Seguidamente, los tres fueron llamados ante los Gosvamis, quienes aclararon su deseo de predicar las literaturas. Los tres aceptaron con gran entusiasmo llevar a cabo la tarea que se les había ordenado. Se estableció que los tres partirían en un día auspicioso, para lo cual se eligió el día de Shukla-paksha del mes de Agrahayana. A partir de entonces, después de ofrecer primero sus respetuosas reverencias a las tres deidades principales de Vrindavan, Sri Govinda, Gopinatha y Madana Mohan, estas grandes almas, Syamananda Prabhu, Narottama Thakura, y Srinivasa Acharya fueron enviados por Jiva Gosvami con las escrituras de los Gosvamis a Bengal. Los libros fueron cuidadosamente empacados en un baúl y cargados en un carro de bueyes por su seguridad. De esta forma, partieron con el carro de bueyes camino a Mathura en su viaje a Bengal. Fue un largo camino y se trasladaron lentamente de un pueblo al otro, deteniéndose en la noche en un pueblo donde pudiesen realizar Sankirtan, predicar, tomar prasada y descansar. Poco a poco el carro llegó a Vanavishnupura.

El Brillante resplandor de Srivasa

Vanavishnupura era el cuartel general del Rey Birhambir, un líder de bandidos. Escuchó de uno de sus bandidos que muchas personas viajaban por carretera con un cofre lleno de joyas cargadas en un carro de bueyes hacia Bengal y reportó que acababan de entrar a Vanavishnupura. El Rey indicó a sus hombres robar el cofre de joyas del carro de bueyes. Los devotos finalmente llegaron a Vanavishnupura justo cuando el sol se estaba poniendo. Después de conferir entre todos, decidieron detenerse esa noche y descansar en las orillas del río sarovara en el pueblo. Como vivían muchas personas cerca del lugar, dejaron a uno de ellos cuidando el carro y asegurándose que nada fuera robado. De hecho, al ver el resplandor de los Vaisnavas y después de escuchar su bhajan y kirtan, todas las personas del pueblo quedaron asombradas.

El Rey Birhambir envió varias veces a diferentes ladrones a llevar noticias de sus movimientos y por la voluntad de la providencia, después de muchos días logró su objetivo. Una noche particularmente oscura los devotos estaban durmiendo pacíficamente al lado del río después de tomar prasada, dejando todas las escrituras de los Gosvamis dentro del cofre en el carro de bueyes. Mientras dormían profundamente los ladrones llegaron cuidadosamente y robaron el cofre con los libros, partiendo rápidamente. Llevaron el cofre al Rey Birhambir, como le había ordenado. Cuando el rey vio el cofre, pensó “¡Joyas! ¡Tesoros!” Su mente se dejó llevar por la felicidad. Llamando a los ladrones ante él, los premió con ropas nuevas y ornamentos, elogiándolos por su buen trabajo.

El rey pensó, “Este cofre ciertamente viene del oeste. Después de muchos días, finalmente he obtenido una gran riqueza. De esta forma, su felicidad no tuvo límites.” Le habían dicho que dentro del cofre había diversas valiosas joyas y por esa razón quería el cofre. Un astrólogo de la corte del Rey Birhambir le había dicho que lo que había dentro del cofre no tenía precio.

Cuando los devotos se levantaron a la mañana siguiente vieron que el cofre que contenía las escrituras de los Gosvami ya no estaba en el carro de bueyes. Al ver esto, sintieron como si sus cabezas hubieran sido golpeadas por un rayo. Comenzaron a buscar y preguntar en los alrededores, pero nadie sabía nada. Ninguno pudo encontrar nada. Los tres estaban a punto de morir de la depresión. Un tiempo después, cuando estaban más calmados, dijeron, “¿Quién puede comprender el deseo de Govindadeva? Cando partimos en este viaje, obtuvimos sus bendiciones. Fue por su deseo que todas las escrituras de los Gosvamis fueron puestas en ese cofre.” De esta forma, los devotos hablaron contemplativamente sobre el significado de la tragedia que había caído sobre ellos. Recordaron haber escuchado una vez de los Gosvamis que el rey de Vanavishnupura era el líder de una pandilla de bandidos. El rey era famoso por robar todo tipo de objetos de valor a los peregrinos que pasaban por el camino.

De su puro corazón

Esa noche, el rey abrió el cofre que contenía las escrituras de los Gosvamis. Después de abrir la caja, quitó la tela que cubría su contenido. Allí vio los preciosos libros de los Gosvamis. Abrió uno de los libros y vio el nombre de “Sri Rupa Gosvami” escrito en una hoja de palma. Cuando vio la infalible y hermosa letra de Sri Rupa Gosvami todos los pecados que había acumulado a través de su vida de crimen inmediatamente se alejaron de él y su corazón fue purificado. De su puro corazón, surgió el éxtasis divino de Krshna prema. Colocando nuevamente las escrituras de los Gosvamis en el cofre, el Rey se retiró por la tarde. Mientras descansaba, tuvo un sueño inusual. En su sueño vio a una Hermosa persona, cuyo cuerpo brillaba con una refulgencia sin precedentes tan brillante como una montaña de oro. Su sonrisa era como la luna. Luego esa persona dijo, “No te preocupes, pronto llegaré y nos encontraremos. En ese momento tu felicidad no cesará. Vida tras vida, serás mi eterno sirviente.”

Cuando el rey vio las escrituras en el cofre, inmediatamente se comenzó a preocupar, pensando “La pérdida de estas sagradas escrituras ciertamente está causando grandes problema a alguien, en algún lugar. Esta será la causa de una gran preocupación para mí.” En su sueño, una persona divina le dijo, “Oh Rey, no te preocupes. Con el fin de recuperar estas preciosas escrituras pronto llegaré a encontrarme contigo. Vida tras vida serás mi eterno sirviente.”

Quedó fascinado

De los tres devotos, Sri Narottama Thakura deció ir a Kheturi Gram, Sri Syamananda Prabhu iría a Ambika Kalna, mientras que Srinivasa Acharya se quedaría en Vishnupura, donde iría al palacio de del rey a recuperar las escrituras de los Gosvamis. Un brahmana residente de Vishnupura llamado Sri Krshna Vallabha quedó fascinado al ver a Srinivasa Acharya y lo llevó a a su casa donde debidamente adoró al Acarya con el apropiado respeto. Finalmente, el Acarya lo inició en el divino mantra. Otras personas, que se encontraban en el lugar, también reconocieron a Srinivasa Acharya como su guru y aceptaron iniciación de él.

El Rey Birhambir siempre solía escuchar el Bhagavatam. Al escuchar esto, Srinivasa Acarya quiso ir al palacio del rey y otorgarle la lectura del Bhagavatam. Él sugirió su propuesta a Sri Krshna Vallabha, quien le dijo que el Rey tenía gran fe en el Bhagavata y en los sadhus. Dijo, “Permítenos ir al palacio del rey hoy.” Al escuchar esto, Srinivasa Acarya rápidamente fue con Krshna Vallabha al palacio del rey. Cuando Raja Birhambir vio el brillante resplandor de Srinivasa Acharya, cayó al piso ofreciendo sus postradas reverencias. En esa ocasión, ofreció a Srinivasa un asiento elevado y guirnaldas de flores fragantes. Después, Srinivasa Acarya entonó las oraciones de guru-vandana a su maestro espiritual con una dulce voz y comenzó su explicación del Srimad Bhagavatam. Su recitación de estos versos fue maravillosa y sus explicaciones fueron aún más asombrosas. Después de escuchar sus explicaciones, toda la asamblea, incluyendo al rey fueron disueltos en Krshna Prema.

Comenzó el Sankirtana del Santo Nombre

Se dice que “Tan solo con ver a un gran Vaisnava uno es purificado.” El gran bandido fue purificado tan solo con ver a Srinivasa Acarya. Después que Srinivasa Acarya terminó de dar sus explicaciones del Srimad Bhagavatam, comenzó el sankirtana del santo nombre y después de un tiempo comenzó a danzar en el kirtan. Más tarde, Raja Birhambir, con una paja entre sus dientes, cayó a los pies de loto de Srinivasa Acarya y ofreció sus postradas reverencias en una modalidad de gran humildad implorando por su misericordia una y otra vez. Srinivasa Acarya lo sostuvo y lo abrazó de todo corazón. Le dijo que muy pronto Sri Gauranga mismo derramaría su misericordia sobre Raja Birhambir. Después de esto el rey llevó el cofre con las escrituras de los Gosvamis y se lo ofreció a Srinivasa Acarya.

Srinivasa Acarya pudo comprender el significado de “la dulce misericordia sin límites” de Sri Gaurasundara. Uno puede ver su voluntad manifestada en todo lo que pasa. Srinivasa Acarya dio sus bendiciones al rey. Rápidamente llegaron noticias sobre todo lo ocurrido a Sri Jiva Gosvami en Vrindavana. Al escuchar estas noticias, Jiva Govamis y los otros Gosvamis estaban muy contentos y encontraron maravillosas las actividades de Srinivasa Acarya.

Solicitando permiso al rey para marcharse, Srinivasa Acarya llevó el cofre con los libros a Yajigram donde les contó a todos los devotos lo que había pasado. Al escuchar todo esto de Srinivasa, los devotos se alegraron mucho. En ese momento escuchó sobre la muerte de Sri Vishnupriya Thakurani en Navadvipa. Con gran tristeza y angustia, Srinivasa Acarya se desmayó. Todos los devotos intentaron revivir y consolar a Srinivasa y después de un tiempo, regresó a sus sentidos. En esa ocasión, llegó un mensaje de Sri Raghunandana en Sri Khanda, invitando a Srinivasa Acarya a llegar al lugar. Sin demora alguna, Srinivasa partió rumbo s Sri Khanda. Cuando Sri Narahari Sarakara Thakura, Raghunandana Thakura y los otros asociados eternos del Sri Caitanya en Sri Khanda vieron a Srinivasa Acarya sintieron gran felicidad. Srinivasa ofreció sus respetos a todos y le dio noticias de los Gosvamis en Vrindavana.

 Deberás hacerlo

En esa ocasión, Sri Narahari Sarakara Thakura dijo a Srinivasa Acarya que era el deseo de su madre que se casara. Le dijo, “Tu madre es una gran devota. Durante un largo tiempo ella ha rendido servicio en Yajigrama. Cualquier cosa que ella te ordene hacer, deberás hacerlo. Es su deseo, así como lo era el de tu padre, que te cases. “Sin tener que escuchar la orden de su madre una segunda vez, Srinivasa puso esta orden sobre su cabeza. Después de estar por algunos días más en Sri Khanda, fue a Kanthak Nagara a visitar la casa de Gadadhara Dasa Thakura donde tomó su darshan.

Después de ofrecer sus respetos a Gadadhara Dasa Thakura, Gadadhara Dasa lo abrazó afectuosamente. Gadadhara Dasa quiso escuchar de Srinivasa sobre todos los devotos en Vrindavana, especialmente de los Gosvamis. Tenía curiosidad por saber de él y todo sobre el bienestar de aquellos devotos que Srinivasa había visto en su viaje. Después de escuchar todo, Gadadhara dasa se alegró mucho. El Acarya pasó algunos días más con Gadadhara Dasa y luego se despidió de él. En el momento de la partida de Srinivasa, Gadadhara Dasa lo bendijo diciendo: “Un día ciertamente saborearás el néctar del Sankirtan del Señor, rodeado por sus asociados personales. Tienes mis bendiciones para ir y casarte, esto te traerá buenos augurios.”

Aceptando las bendiciones y las instrucciones de Sri Gadadhara

Aceptando las bendiciones e instrucciones de Sri Gadadhara Dasa, Srinivasa Acarya regresó a Yajigrama. En ese momento en Yajigrama Raghunandan Thakura acababa de llegar, para la gran satisfacción de todos. En Yajigrama vivía un devoto brahmana llamdo Gopal Chakravarti. Él tenía una Hermosa y devota hija llamada Draupadi. Sri Raghunandana Thakura hizo los arreglos para que ella se uniera en santo matrimonio a Srinivasa Acarya. En el día conocido como akshaya triti en el mes de Vaishakha, se realizó la boda. El nombre previo de la esposa del Acarya era Draupadi, pero después del matrimonio su nombre fue Ishvari. Previamente Sri Gopal Chakravarti había tomado mantra iniciación de Srinivasa Acarya. Gopal Chakravarti tenía dos hijos llamados Shyama Dasa y Ramachandra, quienes también habían tomado iniciación de Shrinivasa Acharya. Sri Narahari Sarakara Thakura, al escuchar las noticias de la boda de Shrinivas Acharya se sintió muy contento.

Finalmente, Srinivasa Acarya comenzó a instruir a sus discípulos en las escrituras de los Gosvami. Los hijos de Dvija Haridasa, Shridasa y Sri Gokulananda también tomaron mantra iniciación de Srinivasa Acarya y comenzaron a estudiar las escrituras de los Gosvamis bajo su guía. Gradualmente la influencia de Srinivasa Acarya se comenzó a extender. En poco tiempo, muchas almas fieles y sinceras fueron a tomar refugio en sus pies de loto.

 

Srinivasa Acarya se encuentra con Ramachandra Kaviraja

Una día mientras Srinivasa Acarya estaba en su casa en Yajigrama, donde se había reunido muchos devotos para escuchar su lectura del Srimad-Bhagavatam, pasó por su casa Ramachandra Kaviraja, el hijo de Chiranjiva Sen (uno de los asociados eternos de Mahaprabhu). Él se acababa de casar y regresaba de la boda junto con su nueva esposa. Desde muy lejos, Srinivasa Acarya vio a Ramachandra Kaviraja y Ramachandra Kaviraja también vio a Srinivasa Acarya a la distancia. Al verse mutuamente a la distancia un profundo sentimiento de amistad se despertó en los corazones de aquellos dos devotos eternamente perfectos de Sri Gauranga. Después de verse el uno al otro se sintieron ansiosos por conocerse. Srinivasa Acharya había escuchado sobre Ramachandra Kaviraja de las personas locales y Ramachandra Kaviraja ya había escuchado sobre Srinivasa Acarya. De esta manera, fueron reunidos y presentados por las personas del lugar.

Sri Ramachandra, junto con su nueva esposa, fue a la casa de Srinivasa Acarya. Cuán rápido pasó el día. Pasaron la noche donde se habían hospedado desde que llegaron a Yajigrama, en la casa de un brahmana cerca del hogar de Srinivasa Acarya y a la mañana siguiente Sri Ramachandra fue donde Srinivasa Acarya y cayó ante a sus pies ofreciendo sus postradas reverencias. El Acarya pidió a Ramachandra Kaviraja que se levantara del piso y le dio un abrazo sincero, diciendo, “Vida tras vida, has sido mi amigo. La providencia nos ha unido nuevamente hoy arreglando nuestro encuentro.” Ambos sintieron gran felicidad por haberse encontrado. Al ver que Ramchandra tenía una aguda, profunda y sabia inteligencia trascendental, Srinivasa se sintió muy feliz. Comenzó a hacerle escuchar las escrituras de los Gosvami. Después de unos pocos días el Acharya lo inició en el divino mantra de Radha-Krshna.

Después de algún tiempo

Después de algún tiempo, Srinivasa Acarya de Nuevo partió a Vrindavana. Junto con él estaban muchos otros devotos que también quisieron ir. Ellos siguieron el camino que previamente el Acarya había seguido y después de un tiempo de caminar y caminar finalmente llegaron a Gaya Dham, donde tomaron el darshan de los pies de loto de la Deidad de Vishnu. Después fueron a Kashi. Allí Srinivasa tuvo el darshan de Sri Chandrashekara y los otros devotos de Kashi, quienes estaban muy contentos de ver a Srinivasa abrazándolo con gran afecto.

Srinivasa se quedó en Kashi por dos o tres días y luego fue a Mathura. Al entrar a Mathura, se bañó una vez más en el Vishrama Ghata. Después, fue al lugar sagrado del advenimiento de Krshna en este mundo y allí vio a la Deidad Adi Keshava. Luego, partió a Mathura por Vrindavana. Pronto llegó a Vrindavan, donde lo esperaba Sri Jiva Gosvami. Srinivasa fue donde Sri Jiva Gosvami y le ofreció sus respetuosas reverencias, Sri Jiva Gosvami hizo que se levantara y le dio un abrazo de corazón. Preguntó por las noticias de los Gaudiya Vaisnavas en Bengal, a quienes no había visto en un largo tiempo. Justo en ese momeno Syamananda Prabhu también llegó de Puri a Vrindavan. Ofreció sus respetos a Sri Jiva quien lo abrazó y preguntó por las noticias de los devotos de Puri. Luego Srinivasa y Syamananda se reunieron. Ellos se ofrecieron reverencias y se abrazaron muy contentos de verse el uno al otro. Más tarde, recibieron la noticia de que Dvija Haridasa acababa de fallecer y se sintieron muy tristes. Estuvieron en Vrindavan con Jiva Gosvami, quien les enseñó varios siddhantas, conclusiones devocionales de un libro que acababa de finalizar, el Sat Sandarbha: Seis tratados. En ese tiempo Jiva Gosvami también había comenzado a trabajar en un libro llamado Gopal Champu. Él leyó la invocación o mangalacaranam de ese libro a Srinivasa y Syamananda.

En la Asociación con otros Goswamis

Srinivasa Acarya estuvo en Vrindavan con Sri Jiva Gosvami en la asociación de los otros Gosvamis del lugar por algunos meses con gran felicidad. Después de un tiempo, envió a Gauda Desh por Ramachandra Kaviraja, pidiéndole ir a Vrindavana. Algunos devotos Bengalíes que estaban en Vrindavan llevaron el mensaje a Ramachandra. Cuando Ramachandra Kaviraja llegó, lo presentó a Sri Jiva Goswami. Ramachandra ofreció sus completas reverencias a Sri Jiva, quien hizo que se levantara y lo abrazó. Jiva Gosvami le ordenó visitar las deidades importantes en Vrindavan, comenzando con Radharamana, Govinda, y Gopinatha y tomar el darshan de los pies de loto de los Gosvamis. Junto con Syamananda y Srinivasa, Ramachandra hizo como le fue ordenado y así, los tres tomaron el darshan de las deidades y los santos de Vrindavan. Al ver la extrema humildad devocional y las otras buenas cualidades de Ramachandra Kaviraja, los Gosvamis de Vrindavan estuvieron aún más complacidos.

Srimad Jiva Gosvami luego ordenó a Ramachandra tomar el darshan de los diferentes bosques de Vrindavana. Después de haber visto todo, fue a Radha-kunda y tomó el darshan de los pies de loto de Raghunatha Dasa Gosvami y Krshna Das Kaviraja Gosvami. Después, siguiendo la orden de Sri Jiva Gosvami, Srinivasa Acarya y Syamananda Prabhu fueron a Gaudadesh.

Comenzó a Danzar

Poco a poco llegaron a Vanavishnupura. Cuando llegaron , el Rey Birhambir estaba tan feliz de ver a Srinivasa Acarya que comenzó a danzar. Después el rey adoró cuidadosamente a Srinivasa Acarya de cuerdo a las normas para el guru, luego ofreció agradables preparaciones y arregló un gran festival en el palacio real. Al ver el bhakti del rey, Syamananda se sorprendió. En esa ocasión Srinivasa Acarya inició al rey en el mantra de Radha-Krshna. El nombre del rey fue Sri Caitanya Dasa. El hijo del rey, Darhihambir, también tomó iniciación y su nombre fue Sri Gopal Dasa. Por la gracia de Srinivasa Acarya, el rey hizo los arreglos para la instalación de Sri Kalachand. Srinivasa Acarya, con sus propias manos, instaló a las deidades realizando una ceremonia de abhisheka y puja, así como todos los otros rituales apropiados. Después de estar allí por algún tiempo, Sri Syamananda Prabhu salió rumbo a Puri y Srinivasa Acarya fue a Yajigrama.

Esa vez, el rey de Shikhareshvara, Sri Harinarayana Deva invitó a Srinivasa Acarya a su casa. El asociado eterno de Srinivasa Acarya hizo los arreglos para hacer una recepción triunfal a Srinivasa Acarya. El Acarya permaneció allí por algunos días y recitó el Bhagavat-katha tan dulcemente como la corriente del Ganges. Muchas personas allí, alcanzaron la misericordia de Srinivasa Acarya.

El  Festival

Después de estar unos cuantos días en la tierra de Shikheshvara, llegó a Sri Khanda donde escucho que en el día de Krshna Ekadasi en el mes de Agrahayana, Sri Narahari Sarakara Thakura entró en los pasatiempos inmanifiestos del Señor, partiendo de este mundo temporal. Al escuchar esto, cayó al suelo inconsciente. Con gran lamentación, lloró torrentes de lágrimas. En el dolor de la separación no pudo contener su propio ser. Sri Raghunandana Thakura estaba perdido en la tristeza. Al ver a Srinivasa, fue un poco apaciguado. Por algunos días Srinivasa permaneció en Sri Khanda, antes de ir a Kanthak Nagara. Al llegar allí, escuchó que en el mes de Kartika Gadadhara Das había partido. Atravesado por la agonía de la separación, Srinivasa sintió que su vida se había ido. Con un gran dolor, de alguna forma se repuso y regresó a Yajigrama. Cuando finalmente regresó a su propio hogar, invitó a todos los devotos a un gran festival.

Algún tiempo después, en el Krshna Ekadasi en el mes de Magh tuvieron un festival honrando la desaparición de Dvija Haridasa en Kanchangari Nagara. Srinivasa fue a Kanchangari Nagara para asistir al festival. En ese festival había una gran multitud. En el día del festival los hijos de Dvija Haridasa, Sri Dasa y Sri Gokulananda tomaron iniciación de Srinivasa Acarya. Después de estar allí por algunos días, Srinivasa partió y emprendió su camino a Kheturi Gram. Allí, en el día de Phalguna Purnima, el día del advenimiento de Mahaprabhu, un gran festival fue llevado a cabo. El festival fue arreglado por el Rey Santosh Dutta. Él era el hijo del hermano de Narottam y discípulo de Narottam. Al este festival llegó Jahanava Devimisma, la esposa del Señor Nityananda. Junto con ella llegó Sri Nidhi, Sri Pati, Sri Krshna Mishra, Sri Gokula, Sri Raghunandana y muchos otros asociados eternos de Mahaprabhu.

Srinivasa Acarya hizo la ceremonia de abhisheka y el puja

Srinivasa Acarya hizo la ceremonia de abhisheka y el puja para la instalación de la deidad. Comenzaron el gran festival de Hari Kirtana el día de luna llena del mes de Phalguna, cantando el santo nombre durante todo el día. Cantaron día y noche y en medio del gran kirtan Caitanya Mahaprabhu junto con sus eternos asociados apareció ante los devotos revelándose a la vista de todos. Al siguiente día del festival, una gran fiesta fue llevada a cabo.

El nombre de las deidades fueron Sri Gauranga, Sri Vallabhikanta, Sri Vrajamohana, Sri Krshna, Sri Radha Kanta y Sri Radharaman. La instalación de estas seis deidades constituyó un gran festival. El mundo nunca había visto un festival Vaisnava tan grande. Al final del festival, Raja Santosh Datta distribuyó hermosas ropas y ornamentos a los devotos. Los devotos a su vez colmaron al rey con auspiciosas bendiciones.

Después del festival Srinivasa Acarya y Syamananda Prabhu regresaron a Yajigrama. Muchos Vaisanavas fueron con ellos y comenzaron un festival al llegar a la casa de Srinivasa. Después de algunos días, Narottama Thakura llegó al lugar. Después los tres pasaron algún tiempo juntos en Yajigrama intercambiando sus realizaciones y luego Syamananda Prabhu se dirigió a Utkaladesh. Srinivasa, Narottama y Ramchandra Kaviraja fueron a Navadvipa. Cuando llegaron a Mayapura, Navadvipa, a la casa de Sri Gauranga, encontraron al antiguo sirviente del Señor, Ishan Thakura a cuyos pies de loto ofrecieron sus respetos cayendo al suelo cual varas. Se presentaron a Ishan quien al enterarse sobre sus identidades, los abrazó en el éxtasis de prema.

Los eternos asociados del Señor

En esa ocasión, Ishan Thakura era el único residente en la casa de Mahaprabhu. Al día siguiente, Ishan los llevó en parikrama y los tres juntos vieron los lugares sagrados en Navadvipa. Conforme los llevaba de un lugar a otro, sentían gran alegría al escuchar de Ishan los diferentes pasatiempos que el Señor realizó en Navadvipa. Después que les mostró los lugares sagrados, ellos nuevamente le ofrecieron sus respetos y comenzaron su viaje hacia Sri Khanda. Poco después, Sri Ishan Thakura abandonó este mundo y entró en los pasatiempos inmanifiestos del Señor. De esta forma, todos los eternos asociados del Señor en Navadvipa y Mayapura gradualmente desaparecieron de la tierra y entraron en el lila inmanifiesto del Señor.

Un día, Raghunandana Thakura quiso que Srinivasa fuera a visitarlo, así que envió a un devoto a Yajigrama a llevar el mensaje. Srinivasa Acarya rápidamente fue a Sri Khanda y ofreció sus respetos a Raghunandana. Después de darle sus bendiciones a Srinivasa, Raghunandana dijo, “Tendrás una larga vida. Predica el mensaje de Sri Gauranga a lo largo y ancho.” Después de decir esto, Sri Raghunandana Thakura fue ante las deidades y llamando a su hijo Kanai, ofreció su ser a los pies de loto de sus deidades Gopal-Gauranga. Luego los devotos se perdieron en sankirtan durante tres días. En esa ocasión Raghunandana Thakura volvió a ofrecer su ser a las deidades de Narahari Sarakara Thakura, Sri Gauranga y Sri Madana Gopala y ante su misericordiosa mirada desapareció de este mundo.

Se perdieron en el dolor

Al ver la desaparición de Sri Raghunandana Thakura, su hijo Kanai Thakura, SrinIvasa Acarya y los otros devotos se perdieron en el dolor, derramando lágrimas que brotaban de sus ojos de loto en separación de este gran santo. Después, Kanai Thakura arregló un gran festival. Todos los devotos de Caitanya Mahaprabhu de todas partes estaban invitados. El día del festival un gran número de Vaisnavas llegaron y se reunieron juntos. En un gran patio comenzaron su absorción total en el canto del santo nombre y la danza. En ese divino kirtan, Sri Raghunandana Thakura apareció ante ellos danzando. El día de la desaparición de Sri Raghunandana Thakura es el día 14 de la luna blanca en el mes de Shravana. Todos los que vieron o escucharon de este festival alcanzaron el éxito de sus vidas.

Al final del festival, Srinivasa se despidió y fue a Vanavishnupura donde recibió una recepción real en el palacio del rey. El Acharya comenzó dando clases y realizando kirtan en la casa del rey. De las cuatro direcciones llegaron muchos Vaisnavas, quienes se reunieron allí. El rey con afecto ofreció todo tipo de servicio a los devotos. En Utkala, Vanavishnupura se volvió Vishnupura. Muchos devotos y personas fieles y piadosas fueron allí a tomar refugio a los pies de loto de Srinivasa Acarya.

Srinivasa Acharya aceptó casarse con la hija de Raghava Chakravarti

En Radhadesh, en Gopalpur Gram vivía un gran devoto brahmana llamado Sri Raghava Cakravarti quien tenía una hija llamada Sri Gauranga Priya. Raghava Cakravarti senía una gran ansiedad pues aún no había arreglado la boda de su hija y constantemente se preocupaba por esto. Fue ante la deidad de Mahaprabhu y le dijo todo al Señor, hacienda diferentes ofrendas y cayendo ante los pies de loto de la deidad. Esa noche el brahmana y su esposa tuvieron un sueño en el cual su hija era dada a Srinivasa Acarya. Después de este maravilloso sueño ambos se alegraron mucho. Pero nuevamente comenzaron a preocuparse pensando que eso sería imposible, después de pensar esto durante algún tiempo, Raghava Chakravarti fue rápidamente donde Srinivasa Acarya. Después de ofrecer sus respetos al Acarya, Raghava Chakravarti con las manos entrelazadas se paró ante él. Comprendiendo su deseo, Srinivasa Acharya sonrió ligeramente. Ofreció a Raghava Chakravarti un asiento y le preguntó por el motivo de su visita. Después de permanecer en silencio durante algún tiempo, el brahmana finalmente dijo, “He venido a presentar una propuesta ante tus pies de loto, pero no me atrevo a expresarlo, por temor a tu Reverencia. Si me puedes asegurar que no tengo de que temer al hablar, te diré porque he venido.” El Acarya dijo, “No tienes nada de que temer, por favor di lo que piensas.” En ese momento el brahmana ofreció la mano de su hija en matrimonio a Srinivasa Acarya. Cuando escuchó esto, el Acarya sonrió levemente y los devotos presentes se alegraron. Finalmente Srinivasa Acharya aceptó casarse con la hija de Raghava Chakravarti.

Cuando las estrellas fueron auspiciosas

Con gran pompa, Maharaja Birhambir hizo los arreglos para la boda de Srinivasa Acarya. Cuando las estrellas fueron auspiciosas, Sri Raghava Chakravarti, después de haber dotado a su hija de hermosas vestimentas y ornamentos fue donde Srinivasa Acarya y le ofreció su mano. Después de casarse con Srimati Gauranga Priya, Srinivasa Acharya regresó con su nueva esposa a Yajigrama. Exactamente en esa ocasión la energía divina de Nityananda—Sri Jahnava Devi acababa de llegar a la casa de Srinivasa Acarya, después de regresar de un peregrinaje en Vrindavana. Al verla la alegría del Acarya no tuvo límites. Con gran respeto, tomó el polvo de sus pies de loto, le ofreció un asiento de honor y después de adorarla, pidió a su nueva esposa, Gauranga Priya, ofrecer sus respetos y oraciones a los pies de loto de Jahnava Mata.

Cuando Sri Jahnava Mata, conocida como Bhakta-Svarupini—la personificación de Bhakti— vio las buenas cualidades y belleza de la joven novia, la abrazó con gran afecto. Con mucha felicidad, se quedó en la casa de Srinivasa Acarya por algunos días y después regresó a su pueblo, Khorodoha Gram. En Yajigram Shrinivasa Acarya aceptó muchos discípulos. A menudo discutía los shastras y realizó Sankirtan hasta quedarse sin voz. En Yajigrama, Srinivasa Acarya experimentaba gran éxtasis al discutir las escrituras de los Gosvamis, estudiándolas y enseñando a otros. De esta forma, pasó sus días con gran felicidad. Al ver la opulencia devocional y capacidad expansiva para la prédica del Acarya, todos se sorprendieron. Por su influencia muchos importantes ateos llegaron y se rindieron a sus pies de loto.

Una sola mente

Srinivasa Acarya, Sri Narottama y Sri Ramachandra Kaviraja eran una sola mente y corazón. Srila Narottama Thakura ha escrito, doya kore shri acharya, prabhu shrinivasa—ramachandra mage narottamo das: “¡Oh Maestro Srinivasa, se misericordioso conmigo! Narottama implora por la asociación de Ramachandra Kaviraja.”

Srinivasa Acarya tuvo tres hijos y tres hijas. El nombre de sus hijas eran Krshna Priya, Hemalata, y Phulapi Thakurani. Los nombres de sus hijos fueron Vrindavan Vallabha, Radha Krshna y Sri Gita Govinda. El hijo de Sri Gita Govinda fue Krshna Prasada. Su hijo fue Jagadananda, Jagadananda Thakura tuvo dos esposas. El hijo de su primera esposa fue Yadavendra y los hijos de su segunda esposa fueron Radha Mohana, Bhuvana Mohana, Gaura Mohana, Shyama Mohana y Madana Mohana. Los descendientes de Bhuvana Mohana actualmente viven en Murshidabad en Manikyahar Gram.

 

 

Leave a Comment