Sus Vidas y Sus Obras

Vishnupriya devi

Vishnupriya devi

 

El Señor Supremo Visnu tiene tres diferentes Saktis: Sri, Bhu y Nila. Sri Visnupriya es la potencia interna conocida como Bhu-sakti. Ella apareció en el Gaura-lila para asistir a Sri Caitanya Mahaprabhu con su misión de difundir el santo nombre de Krshna.

En Navadvipa-dhama vivía un brahmana llamado Sanatana Misra, quien era un Visnu-bhakta muy exaltado. También era un piadoso y generoso brahmana y solía alimentar, vestir y refugiar a muchas personas. Fue famoso como el rey de los panditas. De hecho, en Dvapara-yuga, había sido el rey llamado Satrajit. Como resultado de su devoción pura a Visnu, fue bendecido con una hermosa hija inundada con buenas cualidades. Desde su temprana infancia, Visnupriya devi solía bañarse en el Ganges tres veces al día. Era devota a sus padres y seguía cuidadosamente los principios religiosos. Realizó puja, arcane y sirvió al árbol de tulasi, mientras observaba numerosos y diferentes votos de austeridad y piedad.

Cuando Visnupriya iba a visitar el Ganges

Todos los días, cuando Visnupriya iba a visitar el Ganges, se inclinaba a los pies de Madre Saci con gran humildad. Cuando Sacidevi notó la modestia y belleza de Visnupriya-devi le dio sus bendiciones para que encontrara un buen marido, diciendo, “Que Krshna te otorgue un buen marido.” Desde ese momento, ella comenzó a pensar que Visnupriya sería una buena novia para su hijo Nimai. Al investigar más, se enteró que el nombre de la joven era Visnupriya, hija de Sanatana Misra, un adinerado y respetado pandita de Navadvipa.

Esa vez, la primera esposa del Señor, Laksmipriya había fallecido y entrado en el domino espiritual. Al principio el corazón de Saci fue atormentado con un gran dolor, pero conforme pasaron los días, sintió ansiedad por la felicidad de su hijo. De esta forma,comenzó a pensar en un arreglo rápido para obtener una nueva esposa para su él. Cuando se enteró que Sri Gaurasundara no se oponía a su idea, Sacidevi comenzó a hacer los arreglos necesarios. Envió un sirviente a la casa de Kasinatha Pandita, el casamentero, para arreglar una cita. Cuando se encontró con Kasinatha Pandita, propuso que fuese hecha una unión entre Nimai Pandita y Visnupriya-devi, diciendo: “Habla con el Raja-pandita; si él lo desea puede entregar la mano de su hija en matrimonio a mi hijo Nimai.” Cuando el casamentero escuchó esto planes, se sintió muy feliz y ansioso por concluir los arreglos rápidamente. Salió inmediatamente a la casa de Sanatana Misra, cantando el santo nombre de Hari con júbilo.

Visnupriya se casará con Nimai 

De acuerdo a la casta, Sanatana Misra estaba situado en una posición social más alta, por lo que podría no estar de acuerdo con la boda. A Saci le preocupaba que Sanatana Misra, que estaba en una posición social más alta rechazara casar a su hija con Nimai Pandita, hijo de padres pobres y con una reputación de excéntrico.

Cuando Sacimata presentó su propuesta al casamentero, él se sintió muy complacido. Cuando le dijo que le preocupaba que Sanatana Misra aceptara o no su propuesta, él le dijo, “¡Thakurani! Si Sanatana Misra no da la mano de su hija en matrimonio a Nimai Pandita, ¿a quién más la daría en matrimonio?”

Mientras tanto, Sanatana Misra siempre había deseado que Visnupriya se casará con Nimai Pandita. De hecho, por un largo tiempo Sanatana Misra tan sólo había considerado esta unión. Mientras su hija se acercaba a la edad en la que debería contraer matrimonio, Sanatana Misra comenzó a buscar al esposo adecuado. Después de examinar el campo, llegó a la conclusión que el posible mejor esposo era Nimai Pandita. Era la única elección de Sanatana Misra, quien encontró que la belleza y buenas cualidades Nimai Pandita no tenían igual. Su edad también era perfecta. Pensó que si una unión tan perfecta pudiese tomar lugar, sería extremadamente afortunado. Oró a Hari, “¡Oh Señor! Si tengo algún crédito piadoso como resultado de mis previos nacimientos, permite que mi hija y Nimai Pandita se casen.”

Una pareja perfecta

Un día, mientras el brahmana y su esposa discutían confidencialmente la posibilidad de arreglar la boda de su hija, Kasinatha Pandita, el casamentero, enviado por Sacidevi, llegó. Sanatana Misra le ofreció un respetable asiento y un vaso con agua dulce. Sanatana Misra pensó dentro de sí mismo que la aparición del famoso casamentero Kasinatha Misra predecía algo bueno para él. Comenzó a pensar que quizás sus oraciones habían sido contestadas. Así dijo, “¡Pandita! ¿Qué noticias hay?” Kasinatha Pandita sonrió y le explicó sobre los planes de Sacimata de unir en matrimonio a Nimai Pandita y Visnupriya-devi.

Esto se registra en el Caitanya-Bhagavata de la siguiente forma: Kasinatha Pandita dijo, “Debes dar a tu hija en matrimonio a Visvambhara Pandita, y así organizar una boda entre el divino Señor y tu hija, la gentil y sumamente casta Visnupriya-devi. Visnupriya y Nimai Pandita harían una pareja perfecta. Será un matrimonio preparado en el cielo, al igual que la boda de Rumkini-devi y Sri Krshna.”

Al escuchar las noticias de Kasinatha Pandita, Sanatana Misra y su esposa sintieron como sus almas hubiesen sido robadas por la felicidad. El Supremo Señor, actuando como la Superalma interna, sabía los deseos de su corazón, casar a su hija con Nimai Pandita, y de esta manera, cumplió sus deseos.

“Esta boda debe realizarse inmediatamente.” 

Sanatana Misra dijo: “Oh Kasinatha Pandita Prabhu, ¿de qué manera llegaste aquí a sugerir semejante cosa?” Entonces Kasinatha Pandita explicó todo sobre las propuestas de Sacidevi para la boda, de manera que casar a su hija con Nimai Pandita sería la causa de una suprema buena fortuna, tanto para su hija como para su familia. Sanatana Misra se alegró mucho y habló con sus familiares y amigos para obtener su aprobación. De esta forma, todos dijeron, “Esta boda debe realizarse inmediatamente.” Impacientemente comenzó a hacer todos los arreglos necesarios con el casamentero Kasinatha Pandita, diciendo: “Por supuesto, daré la mano de mi hija en matrimonio a Nimai Pandita. Esto sin duda alguna aumentará la buena fortuna de toda mi familia. Ve donde ellos y dales mi garantía, tienes mi palabra.”

De esta forma, Kasinatha Pandita, después de arreglar todo con Sanatana Misra, regresó a la casa de Sacidevi con gran satisfacción y le relató todo sobre su encuentro. Al escuchar esto, Sacidevi dijo: “Ahora he hecho todo lo que puedo. El resto depende de Sri Hari; ahora todo está en manos de la Providencia.”

Sri Nimai Pandita y su nueva esposa se veían muy hermosos 

 

Nimai hasta el momento no sabía nada, pero su madre le informó todo después de haber hecho todos los arreglos y así Nimai dio su consentimiento al matrimonio. Cuando las personas de Navadwipa escucharon que Nimai Pandita pronto se casaría, se llenaron de gozo.

Diferentes amigos de la familia y estudiantes de Nimai Pandita quisieron adelantarse y ofrecer alguna caridad para que la boda fuera exitosa, pero un rico hacendado llamado Bhuddhimanta Khan proclamó, “¡Yo mismo me cargo del costo total de la boda!” Mukunda Sanjaya, en cuya sala de adoración Nimai Pandita condujo su escuela, dijo, “Escucha amigo y hermano: ¿por qué deberías asumir todos los gastos? Permítenos compartir algunos de los costos contigo. Todos deseamos garantizar el éxito de este evento.” Sin embargo, Buddhimanta Khan se negó diciendo, “Escucha hermano: esta boda no se realizará al estilo de brahmanas pobres, sino de la manera digna de un príncipe. No es tiempo para la austeridad brahminical.” Los estudiantes de Nimai Pandita también tomaron el asunto muy seriamente y ayudaron a que la boda fuera grandiosa y con gran pompa.

Sri Nimai Pandita y su nueva esposa se veían muy hermosos 

Después de esto, se eligió un día auspicioso, y en un momento propicio, la ceremonia preliminar comenzó. Todos en Navadvipa se dirigieron a la boda de Sri Nimai Pandita y Srimati Visnupriya-devi. Se establecieron inmensos pabellones y se hizo un recinto con hileras de árboles de banano. Sri Nimai Pandita y su nueva esposa se veían muy hermosos juntos, vestidos con finos atuendos. Decorados con todos los ornamentos tradicionales de boda, ambos resplandecían juntos en la plataforma elevada de bodas tan brillantemente como la inmaculada luna de cosecha. El templo también estaba finamente decorado: en la tierra fueron pintados auspiciosos símbolos con harina de arroz de colores y las frescas hojas verdes de plátano crearon una atmósfera festiva. El templo también estaba decorado con tinajas llenas de agua fresca, así como hojas de mango, nuevos arrozales, envases con yogurt y muchos otros artículos auspiciosos e iluminado con lámparas de ghee.

No sólo todos en Navadvipa se dirigieron a la boda, sino que también llegaron personas de los pueblos vecinos y sus alrededores a ver el maravilloso evento. Todos fueron invitados. Los poetas llegaron y cantaron canciones que habían compuesto en honor de la feliz pareja. Muchos amigos y partidarios fueron a felicitar a Sacidevi y a expresarles sus mejores deseos para la felicidad nupcial de Sri Nimai y Visnupriya-devi. Tan pronto llegaron, los músicos comenzaron a tocar sus instrumentos, mrdanga, sanai, grandes tambores y címbalos, en una sola canción para crear un hermoso sonido. Los poetas profesionales cantaron versos de alabanza y todo era auspicioso. El Señor Visnu fue adorado, el bhoga fue ofrecido a las Deidades, se realizó el arotika y finalmente la boda fue llevada a cabo.

Durante la boda

 

Durante la boda, todos posaron sus miradas sobre Nimai y Visnupriya como para devorar la belleza de la pareja divina. Las damas presentes adoraron a Nimai, pero sus corazones fueron tan puros al ver el sagrado espectáculo que ninguna sintió la menor envidia o celos por la Buena fortunas de Visnupriya-devi. Desde la parte reservada para las damas en el interior de la casa, se escucharon los estruendosos sonidos de júbilo. Algunas de ellas hicieron sonidos cual llamada de pavo real como es tradicionalmente hecho por las damas Hindúes en ocasiones festivas, mientras otras soplaban caracolas para celebrar.

Todos los Vaisnavas presentes cantaron las glorias de Hari y los brahmanas cantaron los Vedas, mientras la joya de doble nacimiento tomaba asiento en medio de ellos. Los brahmanas lo rodearon por todas partes con gran entusiasmo. En la boda del Señor, las cuatro direcciones fueron inundadas con un océano de gozo, quienes no se ahogaron en ese océano de gozo simplemente flotaron en bienaventuranza.

Se hicieron las ofrendas ceremoniales 

Se hicieron las ofrendas ceremoniales de agua dulce y nueces de betel a los novios. Uno por uno todos los devotos y brahmanas pasaron adelante para ser ungidos con pasta de sándalo en sus cejas por el Señor, quien les colocó fragantes guirnaldas de flores exóticas alrededor de sus cuellos y también recibieron cajas con nueces de betel. Era imposible contar todos los brahmanas que estaban allí reunidos. Entre ellos, algunos fueron codiciosos y después de estar en la fila y recibir una guirnalda y nueces de betel, regresaban a la fila, recibiendo repetidamente regalos de sándalo, guirnaldas y betel. Todos estaban perdidos en un océano de gozo, de manera que no notaron esto, mientras Gauranga mismo ordenó que fueran dados regalos tres veces a todos. Las guirnaldas, pasta de sándalo y nueces de betel resultaron ser interminables; fue un gran milagro que nadie pudo comprender. Qué decir de lo que habían recibido las personas allí reunidas, lo que había sido descartado y dejado sobre el suelo era suficiente para cinco bodas. Todos alegremente hicieron sus ofrendas de auspiciosos regalos al Señor y Visnupriya-devi. De esta forma, todos en Nadia se ahogaron en un océano de felicidad.

Todos dijeron, “Esta ceremonia de purificación es realmente digna de elogio: hemos visto gran riqueza en Navadvipa antes, pero celebración semejante en víspera de una boda, no ha tenido lugar. Nadie ha dado antes tal caridad a los brahmanas con manos tan abiertas. Sanatana Misra, el Raja-pandita, lleno con deleite, llegó con todo tipo de artículos auspiciosos apropiados para la ocasión, acompañado con amigos, familiares y brahmanas en medio de una alegre demostración de danza, canto y presentación musical. Con una mente jovial, realizó después la ceremonia para ungir al Señor con perfume y luego la multitud comenzó un canto triunfal en glorificación al santo nombre de Hari.

Sri Gaurasundara realizó las ceremonias habituales

Sri Gaurasundara realizó las ceremonias habituales, adorando a Visnu y los ancestros en medio de una feliz atmósfera de canto y danza. Vasijas de barro llenas con agua, arroz con cascara, requesón lámparas y ramitas de mango decoraban el salón y el patio mientras las banderas se ondulaban. Con todas estas decoraciones fue creada una auspiciosa atmósfera. Luego Sacidevi en compañía de las damas locales comenzaron a realizar los rituales habituales, adorando al Ganges y la diosa Sasthi. Finalmente regresó a casa y les dio caridad: les dio regalos de arroz, plátanos, ghee, betel y bermellón. Por el poder místico del Señor, ella fue capaz de dar todas estas cosas con una increíble abundancia. Todas las damas se sumergieron en una cantidad sin medida de ghee, arroz y bermellón, de manera que los deseos de todos fueron satisfechos y sus mentes fueron pacificadas.

La madre de Visnupriya-devi también se regocijó con las damas del lugar, y el piadoso Sanatana Misra mismo nadó en el océano de éxtasis con deleite. Sri Gaurasundara mientras tanto, había terminado de realizar sus deberes según los sastras y se sentó sonriente de manera pausada durante algún tiempo.

A partir de entonces, Sri Gaurasundara complació a los brahmanas al distribuir grandes riquezas en caridad. Él les dio humildemente buenos alimentos y ropas finas en caridad, honrando a todos según su estatus con regalos propicios, respetos y afecto. Después de todo esto, los brahmanas regresaron a sus casas para sus comidas de la tarde. Después de haber realizado sus deberes ceremoniales, Sanatana Misra regresó a casa para preparar la llegada del Señor.

Sus devotos decoraban el cuerpo del Señor con gran encanto y éxtasis

Conforme avanzaba la tarde, los devotos del Señor y personas de buenos sentimientos tuvieron el gran placer de decorar al Señor. Ungieron su cuerpo con pasta de sándalo y esencias. Sobre su frente pintaron una luna creciente con pasta de sándalo. Coronaron su frente con una tiara y cubrieron su cuerpo con guirnaldas. Después de darle hermosas prendas de vestir, aplicaron “colirio” en sus ojos de loto. Luego ataron arroz con cáscara, hierba kusa y una fina cuerda a su brazo y finalmente pusieron en Su mano de loto una hoja fresca de plátano y un espejo. Sus orejas fueron decoradas con pendientes de oro y Sus antebrazos y Sus bíceps con brazaletes y cadenas de oro. Sus devotos decoraban el cuerpo del Señor con gran encanto y éxtasis.

A medida que el sol comenzaba a ponerse, todos dijeron, “Permítenos ahora realizar la auspiciosa ceremonia de la partida a la casa de la novia.” Después de circunvalar Navadvipa, al final del crepúsculo, Nimai Pandita se acercó a la casa de la novia. En ese momento, Buddhimanta Khana, después de haber preparado el palanquín, lo llevó hasta el lugar. Una fuerte vibración de canto comenzó, los brahmanas cantaban himnos de los Vedas y los poetas cantaban de nuevo sus versos. Sri Gaurasundara, después de recibir todos los regalos de boda ofrecidos a los novios, ofreció sus humildes respetos a su madre, a los brahmanas y a su guru, inclinándose ante sus pies. Después de esto Gaurasundara fue llevado en un palanquín a las orillas del Ganges entre gritos de júbilo. Después de bañarse en el Ganges y ofrecer sus respetos a Gangadevi, subió nuevamente al palanquín de bodas mientras los poetas cantaban auspiciosas oraciones que hicieron resonar en las cuatro direcciones las glorias del Señor mientras comenzaba el festival de la procesión de bodas.

Se encendieron miles de antorchas

El desfile por sí solo es maravilloso de recordar: se encendieron miles de antorchas y varios instrumentos musicales crearon una dulce vibración mientras los cantantes cantaban y los bailarines danzaban. Detrás del palanquín marchaban los soldados de Buddhimanta Khan y todos sus sirvientes y titulares en líneas paralelas. Detrás de ellos marchaban los portadores de las banderas, quienes cargaban banderas multicolores, con maravillosos diseños y emblemas. Después de ellos, estaban los payasos y malabaristas, magos y bailarines actores, entreteniendo a la multitud. Todo tipo de músicos siguieron la procesión con sus diversos instrumentos: tambores de Victoria, tambores de Guerra, tambores de boda, mrdangas, kholas, patasas, caracolas, flautas de bambú, címbalos, varanga, cuernos, entre otros, produciendo un gran concierto. Cientos de miles de niños danzaron en la procesión mientras Sri Gaurasundara sonreía. No sólo los niños se comportaban como tales, sino que ancianos y sabios también tiraron sus inhibiciones y danzaron como pavo reales jubilosos.

Todos se detuvieron en las orillas del Ganges por algún tiempo, donde había un gran concierto de música, canciones y danza. Finalmente, después de postrarse ante el Ganges y circunvalar toda Navadvipa, la procesión de bodas de Nimai Pandita llegó a la casa de Sanatana Misra, donde Visnupriya-devi esperaba ansiosamente encontrarse con su nuevo esposo.

De esta manera, mientras terminaba la puesta del sol en Navadvipa dhama, Nimai Pandita llegó a la casa de su novia acompañado con música, antorchas, fuegos artificiales, un llamativo desfile y una gran multitud. Al ver la vasta y sobrehumana procesión, las personas allí reunidas se asombraron. “Tal opulencia superaba incluso la del Rey del Cielo o el Señor de Vaikuntha,” dijeron, “Nunca antes hemos visto semejante pompa y circunstancia,” “¡Qué opulencia!” Aquellos desafortunados brahmanas que habían fallado al no casar a sus hijas con Nimai Pandita pensaron para sí mismo que habían perdido una oportunidad que tan solo se da una vez en muchas vidas.

Al llegar a la casa de Sanatana Misra, hubo un alboroto de gritos de triunfo y gozo. Los músicos, compitiendo para derrotar al otro en destreza y ritmo, comenzaron a tocar cada vez más rápido y así, la multitud entró en éxtasis. El Raja-pandita, Sri Sanatana Misra se acercó a saludar al Señor, lo ayudó a bajar del palanquín y lo tomó por la mano llevándolo a un lugar de honor dentro del salón de bodas donde finalmente le ofreció un asiento. Había hecho muchos arreglos para acomodar a los novios de manera que se regocijó al ver llegar a Nimai Pandita a su casa. Después de sentar al Señor, tomó su asiento para realizar las ceremonias de recepción. Sanatana Misra, luego ofreció al Señor agua para lavar sus pies y un fragante enjuague bucal para enjuagar su boca. También ofreció al Señor finos ornamentos, dando así dio la bienvenida al Señor a su familia y hogar.

Luego, la esposa de Sanatana Misra en compañía de las damas presentes participó en la ceremonia. Ella colocó una fina corona tejida con frescos tallos de arroz y hojas de hierba kusa sobre la hermosa cabeza del Señor y después de realizar la ceremonia de arotika y agitar la lámpara de siete velas, cantó numerosos himnos, lanzó arroz y sonó la caracola. Después de realizar todos los rituales habituales, llevaron a Sri Visnupriya-devi, Laksmi misma, a la arena de bodas en el palanquín.

Según la tradición

Se dice que Nimai Pandita, vestido al estilo real, con la gala de de sus ornamentos de boda, sonrojó a Cupido mismo. Cuando la Suprema Diosa de la Fortuna, Visnupriya apareció ante la asamblea de devotos, brahmanas e invitados vestida con sedas y exquisitamente decorada con joyas, lucía cual ángel celestial.

Con su resplandor, deslumbrando los ojos de todos, realizó la circunvalación tradicional, dando siete vueltas alrededor de Sri Nimai Pandita, ofreciendo su ser a sus pies mientras se inclinaba ante Él. Según la tradición ambos debían intercambiar sus primeras miradas entre sí en ese momento, pero debido a su timidez natural, Visnupriya-devi no fue capaz de ver el sagrado rostro del Señor. Sin embargo, de acuerdo a las costumbres del matrimonio Hindú esta ceremonia debía ser realizada. Por lo tanto, fue colocado un corta vistas alrededor de los novios, para que pudiesen intercambiar sus primeras miradas entre sí de manera privada. Con la primera mirada ellos restablecieron su relación eternal, de la misma forma como Laksmi y Narayana son eternamente inseparables, Sri Visnupriya-devi y Sri Gaurasundara están eternamente relacionados entre sí como consortes.

Finalmente la Suprema Laksmi, Visnupriya-devi intercambió guirnaldas con el Supremo Señor, Gaura-Narayana, y en ese momento,la multitud lanzó un rugido de júbilo. Visnupriya-devi primero ofreció la guirnalda a los sagrados pies del Señor, entregándose a él. Después, el Señor Gaurasundara recogió las guirnaldas y las colocó alrededor del cuello de Visnupriya. En ese momento, Laksmi y Narayana, (Visnupriya-devi y Sri Gauranga) comenzaron a lanzarse flores el uno al otro con gran deleite, mientras que desde arriba, en los cielos, todos los dioses encabezados por Brahma invisiblemente derramaron flores sobre la divina pareja.

El Señor rió

En ese instante, estallaron varios simulacros de peleas entre las familias de ambas partes de manera que todos se rieron y bromearon con los demás. El Señor sonrió, y su sonrisa llevó alegría a los corazones de todo los que estaban allí reunidos. Mientras miles de antorchas alumbraban brillantemente, la multitud entró en éxtasis. Sus gritos de alegría llenaron las cuatro direcciones, con una placentera vibración el novio y la novia se vieron el uno al otro por primera vez.

Luego Sanatana Misra con un corazón alegre se sentó para dar oficialmente a su hija a Nimai Pandita. Después de lavar sus pies y enjuagar su boca, realizó la ceremonia para otorgar la mano de su hija al Señor. Fue entonces cuando dio al Señor como dote muchas vacas, tierras y sirvientes. Después de esto, se realizaron los últimos sacrificios de fuego, y habiendo terminado todas los procedimientos de las escrituras y habiendo observado todos los rituales, ceremonias y costumbres de una apropiada boda Hindú, llevaron a los novios a sus nuevas habitaciones en la casa palaciega del Raja-pandita, Sanatana Misra. Mientras ambos residieron allí, la casa de Sanatana Misra fue transformada en Vaikuntha.

¿Quién puede describir el éxtasis saboreado por Sanatana Misra y su familia en la boda de su amada Visnupriya-devi con Nimai Pandita? La misma fortuna que les fue otorgada a Janaka Maharaja cuando su hija Sita fue casada con Rama, la misma fortuna que fue derramada sobre Bhishmaka cuando su hija Rukmini fue casada con Sri Krshna estaba siendo vertida sobre Sri Sanatana Misra junto con su familia.

Sri Gauracandra, la esencia de todos los mundos

Al día siguiente, Sri Gauracandra, la esencia de todos los mundos, realizó los rituales habituales restantes. Esa tarde, fue tiempo para Gauracandra y su nueva esposa regresaron a su casa. Entre alegres canciones, música y danza, y con las bendiciones de los brahmanas y los poetas allí reunidos, Sri Gaurasundara yVisnupriya-devi, se inclinaron ante la asamblea de exaltadas personalidades, y subieron al palanquín finamente decorado. Todos los animaban con gritos de victoria mientras la divina pareja era llevada en procesión en el palanquín a su nueva casa. Todos los que observaron esto, alabaron a Nimai y Visnupriya. Algunas de las damas dijeron, “La chica es supremamente afortunada. Ella debe haber servido a Kamala y Parvati en sus vidas previas para ser casada con semejante esposo.” Otras dijeron, “Ellos deben ser Kamala y Sri Hari mismos.” Otros dijeron, “Ciertamente ellos deben ser Rati y Kamadeva mismos, el dios y la diosa del amor.” Respecto a este punto en el Caitanya-Bhagavata, Vrndavana dasa Thakura señala, “¿Quién puede estimar la buena fortuna de los residentes de Navadvipa quienes fueron capaces de contemplar la boda de Sri Gaurasundara y Visnupriya-devi?”

La procesión de bodas continuó de esta forma, rodeada por júbilo, canciones, danzas, diluvios de flores y la vibración de varios instrumentos musicales, incluyendo mridanga, shenai, kartalos, baranga y dhak. Finalmente la divina pareja llegó a su nueva casa. En ese momento madre Saci y aquellas mujeres que eran amigas cercanas de la familia recibieron a Sri Visnupriya devi en la casa como su nueva hija. Mientras Visnupriya-devi y Sri Gaurasundara (Laksmi y Narayana) entraban a su casa y tomaban sus asientos, gritos de júbilo llenaron el universo entero.

Después el Señor dio caridad a todos, satisfaciéndoles de acuerdo a condición. A los poetas ofreció dulces palabras; a los bailarines finas ropas y a los mendigantes dio dinero. De esta manera, dio algo a todos, complaciendo a todos sus amigos y familiares con una caridad generosa. A Buddhimanta Khan, quien había pagado la mayoría de los gastos de la boda, le otorgó su abrazo. Nadie puede describir el gozo de Buddhimanta Khan al recibir el abrazo del Señor. De esta forma, Vrndavana dasa Thakura describe la boda de Visnupriya-devi y Gaurasundara. Cualquiera que escuche la descripción del festival de la boda del Señor con fe y amor alcanzará la misericordia de Sri Gauranga.

Despues de describir la boda de Visnupriya-devi con Sri Gaurasundara

Despues de describir la boda de Visnupriya-devi con Sri Gaurasundara, Vrndavana dasa Thakura no da ninguna otra descripción detallada de sus pasatiempo, excepto menciona que cuando Gauranga regresó de Gaya después de ser iniciado por Isvara Puri fue aliviada en gran manera y sintió como si su vida hubiese regresado. Vrndavana dasa no describe la separación que ella sintió con el sannyasa del Señor, ya que es un tema doloroso. Esto, sin embargo, discutida por Locan dasa Thakura, esta descripción puede ser encontrada en el capítulo de su vida. Después de la desaparición de Sri Caitanya Mahaprabhu, cuando Srinivasa acarya hizo su peregrinaje a Navadvipa dhama tuvo la gran fortuna de encontrarse con Sri Visnupriya-devi, cuando ella se estaba acercando a la edad anciana. La descripción de su encuentro se halla en el capítulo de Srinivasa Acarya.

Leave a Comment